VIDA REAL

Sus gemelas con Síndrome de Down son un caso en un millón, y sus padres no las cambiarían por nada

Date May 4, 2018 18:03

Jodi y Matt Parry no podían creerlo cuando les dijeron que esperaban gemelas, pero su sorpresa fue mayor cuando las pequeñas nacieron.

La pareja estaba muy emocionada de darles la bienvenida y criarlas junto a su hijo Finlay, debido a que en el pasado Jodi había intentado embarazarse varias veces pero en cada ocasión sufría abortos espontáneos.

Cuando supieron del embarazo múltiple, Jordi ya actuaba de modo más cauteloso, aunque con esperanzas. Seis semanas antes de su fecha programada, Jodi estaba en trabajo de parto temprano, lo que es común con embarazos de bebés múltiples.

Abigail e Isobel Parry nacieron el 29 de junio de 2011. Por desgracia, el momento de Jodi con sus nuevos bebés fue breve, ya que fueron enviadas rápidamente a la unidad neonatal poco después de su nacimiento. Debido a su pequeño peso al nacer, las gemelas necesitaban cuidados especiales para garantizar su supervivencia. Jodi y Matt tenían esperanzas pero estaban tristes de que sus hijas estuvieran separadas de ellos tan pronto.

Después de estar en el hospital por un tiempo, las chicas parecían estar mejor y fortaleciéndose día a día. Matt y Jodi estaban emocionados de comenzar su nueva vida en su hogar con sus hijas y salir del hospital. Mientras las gemelas estaban en el hospital, las enfermeras y los médicos comenzaron a realizar pruebas con las niñas después de que surgieron algunas preocupaciones. Un par de semanas después de su nacimiento, el doctor les dijo a Matt y a Jodi que tenía noticias sobre sus hijas.

Quizá te interese: Este proyecto fotográfico muestra la belleza que todos los niños con Síndrome de Down poseen

Jodi inmediatamente supo que algo no estaba bien. El doctor tenía una mirada seria en su rostro, lo que provocó ansiedad entre la pareja. Fueron llevados a una habitación separada donde Jodi comenzó a llorar, esperando lo peor. 

Era obvio que algo estaba muy mal cuando las primeras palabras que salieron del médico fueron: "Lo siento". Reveló a los padres que ambas hijas recién nacidas tenían Síndrome de Down. Jodi dijo de ese momento: "En ese momento, mi mundo se vino abajo... sentí como si alguien me hubiera arrancado el corazón". Después de sufrir y esperar tanto, además de pasar por un aborto devastador, tuvo que enfrentarse una vez más a noticias desgarradoras.

Las posibilidades de que el Síndrome de Down ocurra en un embarazo promedio son 1 en aproximadamente mil. Las posibilidades de que esto ocurra, sin embargo, con los gemelos son literalmente de uno en un millón. El Síndrome de Down ocurre con la presencia de una tercera copia del cromosoma 21 en una persona. La condición típicamente causa retrasos en el crecimiento, atributos físicos distintos y retrasos mentales. Aunque el diagnóstico no era lo que la pareja esperaba, Jodi estaba comprometida a apoyarlas y amarlas pase lo que pase.

Matt y Jodi tuvieron que adaptarse a su nueva vida sabiendo que el futuro de su hija era incierto. Matt dijo: "Fue como si todo el mundo hubiera terminado. La vida no era como yo la quería. Simplemente me desconecté por completo".

Las chicas pasaron por múltiples pruebas para averiguar qué otras condiciones padecían. Los doctores descubrieron que Abigail era sorda e Isobel sufría de un agujero dentro de su corazón. Además, ambas niñas tenían una tiroides problemática. Esto puede causar problemas con el sueño, el peso e incluso puede causar depresión. 

Isobel y Abigail han tenido una infancia como la de cualquier otro niño debido a la increíble atención y cuidado de sus amados padres. A pesar de que inicialmente se entristeció por el diagnóstico del Síndrome de Down, Jodi nunca se sintió agobiada por sus hijas. 

En una entrevista con Barcroft TV, Jodi dijo: "No diría que hice ningún sacrificio, pues las únicas cosas que han aportado a nuestra vida son positivas. No hay nada negativo. No hay nada en el mundo que pueda convencerme de cambiarlas".

La actitud positiva de Matt y Jodi sobre su situación los llevó a hacer algo increíble, no solo por sus hijas, sino también por otros niños, pues ahora dirigen campañas de concientización para que las personas conozcan más sobre este padecimiento, y no tengan los mismos temores que ellos cuando sus gemelas nacieron.

Fuente: Jodi Bramley / Facebook

Quizá te interese: 7 jóvenes con Síndrome de Down que a pesar de todo lucharon por sus sueños y triunfaron