VIDA REAL

¿Estás preocupada por la salud de tu bebé? Estas son las 5 enfermedades que más los afectan

Date July 20, 2018 15:37

Tener un bebé no es tarea fácil. Si bien cargarlo en el vientre puede ser una faena ardua, una vez que los pequeñitos llegan al mundo las cosas no son más sencillas. Algo que siempre preocupa a las madres es cuando su hijito se enferma. Realmente no es para menos, pues un bebé no puede hablar, no puede decir dónde o qué le duele y eso es muy estresante.

Por eso, hoy queremos compartirte algunas de las enfermedades más comunes entre los bebés. Así podrás estar alerta e identificar los síntomas que está teniendo para llevarlo de inmediato al hospital, y que un especialista en pediatría pueda indicarle un tratamiento certero.

1. Gastroenteritis.

Rido / Shutterstock.com

Este es un tipo de inflamación que ocurre en el aparato digestivo de los bebés debido a una infección, ya sea de origen bacteriano, viral o parasitario. La causa más frecuente de su aparición es debido a la ingestión de alimentos contaminados, agua o del contacto de personas infestadas con el pequeño. Entre los síntomas más frecuentes se encuentran las diarreas, vómitos, dolor abdominal y fiebre.

En los bebés, casi siempre ocurre la gastroenteritis de origen vírico, por lo que se trata con abundante agua, para mantenerlos hidratados. Pero siempre es importante acudir al doctor, ya que solo él podrá determinar el origen de la enfermedad y tratarlo en caso de tratarse de bacterias o parásitos.

2. Infecciones respiratorias.

Este tipo de infección puede afectar las vías respiratorias bajas o altas de un bebé. Cualquiera de las dos variantes es muy frecuente entre los pequeñitos, ya que su sistema inmunológico no es lo suficientemente fuerte como para combatir los agentes patógenos. Además, como a esta edad permanecen mucho tiempo dentro del hogar, es más fácil que se infesten, pues los virus se transmiten más rápidamente en ambientes cerrados.

En el caso de las infecciones respiratorias de las vías altas, es normal que el niño muestre síntomas de incomodidad, secreción nasal, tos y pérdida del apetito. Por lo general no se presenta fiebre y con una correcta hidratación puede mejorar. Aunque si los síntomas no mejoran, lo más adecuado es consultar a su pediatra.

Las infecciones respiratorias de las vías bajas son más complejas. Habitualmente son de origen bacteriano, por lo que requieren tratamiento médico y en caso de complicaciones pueden necesitar el ingreso en un hospital. También pueden tener una etiología viral y deberse a complicaciones de infecciones de las vías respiratorias altas. Los bronquiolos y los pulmones suelen ser las partes más afectadas y la infección provoca fiebre, tos, fatiga, sibilancias, falta de aliento y respiración rápida, entre otras.

Quizá te interese: 5 cosas que sienten y perciben los bebés estando todavía en el vientre materno

3. Otitis.

Romrodphoto / Shutterstock.com

Esta enfermedad es la inflamación del oído y sus partes y puede tratarse de dos tipos: otitis media u otitis externa. La inflamación es provocada por una infección, que puede ser provocada por bacterias u otro agente patógeno como un virus. Es típica en los niños, aunque no solo en los bebés.

La otitis puede provocar, entre otros síntomas, dolor, sobre todo cuando están acostados, dificultad para dormir, fiebre, irritabilidad y llanto fuera de lo normal, secreción en el oído, pérdida del equilibrio y pérdida del apetito. Lo más importante es llevar al pequeño al médico ante algunos de estos síntomas, ya que el pediatra es el más indicado para determinar un tratamiento adecuado.

Como existe una conexión entre el aparato auditivo y la garganta, es habitual que este tipo de infección sea adquirida por una complicación de resfriados y alergias.

4. Infecciones cutáneas.

Las infecciones cutáneas, o sea de la piel y todos sus tejidos, pueden ser provocadas por virus, parásitos, bacterias y hongos. Sin embargo, en el caso de los bebés pequeños, lo más habitual es que se trate de un origen vírico. Entre las infecciones virales más frecuentes se encuentran la rubiola, el sarampión y la viruela.

Lo más importante es que estés al pendiente de su piel y, ante cualquier cambio que pueda presentar, acudir al pediatra. En algunas ocasiones, las lesiones provocadas por las infecciones virales en la piel pueden complicarse y requerir antibióticos.

5. Estreñimiento.

Es habitual que a veces los bebés estén estreñidos. Sin embargo, lo más importante para determinar esto y poder asistir al médico es conocer los patrones de defecación del bebé. Para algunos es habitual hacerlo todos los días, mientras que otros se tardan hasta dos días. Por lo general, este padecimiento viene acompañado de cambios en el régimen alimentario, o algunos problemas médicos digestivos del pequeño.

Una de las señales más evidentes de estreñimiento es que el bebé cambie su rutina de defecación. Por ejemplo, si iba a diario y pasa más de un día sin que evacúe. También debes analizar la consistencia de sus cacas. Por ejemplo, si están duras y secas el bebé está estreñido.

Como puedes ver, ahora tienes unas cuántas pistas a seguir para garantizar la salud de tu bebé. El hecho de que estas sean las enfermedades más frecuentes, no quiere decir que sean las únicas. Los niños pequeñitos son muy débiles y es mejor visitar el doctor para evitar cualquier complicación.

Fuente: Guía Infantil, Baby Center

Quizá te interese: 4 consejos para proteger la delicada piel de los bebés contra la irritación y el enrojecimiento


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.