Dejó su vida entre riquezas para ayudar a los más necesitados y adoptó 7 hermanos

Familia y niños

September 25, 2018 18:46 By Fabiosa

Cansado de una vida entre riquezas donde no sabía su misión en el mundo, decidió apartarse de las comodidades que le brindaba su hogar en una de las zonas más lujosas de Buenos Aires, Argentina, y así decidió dedicarse a la agronomía en la provincia de Entre Ríos. Pero esto no sería suficiente para Diego Bustamante, quién quería luchar contra las injusticias que sufren los más necesitados.

De esta manera, Bustamante daría el gran salto al mudarse a la humilde provincia de Salta donde los problemas relacionados con la pobreza, baja escolaridad e injusticias son muy comunes. Diego sabía que tenía las posibilidades de hacer un cambio, y entonces dejó su profesión y comenzó a interactuar con la fundación Haciendo Camino.

Desde que se unió a esta ONG, que busca proteger y ayudar a niños en situación de vulnerabilidad, conoció el lado más real de la pobreza. Su dedicación lo llevó a ser director y luego le daría la inspiración para crear su propia fundación en Salta, que llamó Pata Pila.

Hijo de empresario y con una gran familia.

El joven de 35 años es un técnico agropecuario que tiene 7 hermanos y un padre del mundo de los negocios, para él todo esto era insuficiente desde su adolescencia. Sobre las inseguridades de aquellos años y su búsqueda de una meta de vida comentó:

Después de una adolescencia de muchas preguntas, quise salir de la queja, sentí que las situaciones de injusticia de este país me convocaban y decidí salir a dar una respuesta activa e ir en busca de la gente que más lo necesitaba. 

Quizá te interese: Una pareja de menos de 30 años de edad cada uno adoptó a 7 hermanos huérfanos

Una nueva vida para 7 hermanitos en terribles condiciones.

Sin embargo, para él fue poco ser director de una fundación ni tener una propia, él quería llenar de amor a los niños más necesitados y la vida lo llevaría a la mejor y más triste situación: conocería una familia de 11 niños en la peor situación de necesidades.

Él, a través de la fundación, se interesó en el caso, la madre sólo vivía con cuatro de los niños, y debido a la situación de abandono en la que se encontraba el resto, los cuerpos competentes decidieron separar a los niños de sus padres que, además de las carencias, eran alcohólicos.

Para hacerlo menos traumático, Bustamante se dispuso a intermediar para que los niños no fueran trasladados en patrulla, así como se dispuso a abrazarlos y hacerlos sonreír. Diego se interesó en el caso y así los jueces decidieron darle la tutela de los siete hermanitos: Ariel, de 6; Juan, de 8; Juana, de 10; Maxi, de 12; Mario, de 14; Pato, de 15; y William que tiene 17 años.

Los niños se encuentran más que satisfechos, porque se sienten en confianza con Bustamante, que ya los conocía. Ahora el fundador de Pata Pila quiere integrar a estos siete niños a su familia y formar un hogar junto a ellos, para así continuar su hermosa labor y promover el apadrinamiento de niños.

Ahora Diego quiere dedicarles todo su amor a estos niños, "quiero darles mi vida, mi tiempo, mi familia"; pero sin olvidar su fundación de niños con pies descalzos (el significado de Pata Pila), donde ya se suman casi 500 niños que reciben atención, ayuda y amor en Salta.

Fuente: Clarín

Quizá te interese: Katie, una joven de 18 años que viajó como voluntaria, adoptó a 13 niñas de Uganda