VIDA REAL

Después de negar su embarazo por 39 semanas, dio a luz en su cocina sin entender qué pasaba pasando

Date October 1, 2018 18:16

Normalmente, un embarazo es un súper acontecimiento que mueve a toda la familia. Con meses de antelación, tanto la madre como sus seres queridos tratan de preparar cada detalle para recibir al nuevo miembro de la familia por todo lo alto. No obstante, la historia que verás a continuación no fue precisamente así, pues una adolescente dio a luz a su hija en el piso de la cocina después de 39 semanas de gestación y sin saber que estaba embarazada.

Emma Crofts-Wilson, de 19 años y originaria de Nueva Zelanda, es una hermosa madre que tuvo a su bebé prácticamente sola. Una noche, su estómago y la parte baja de la espalda le habían empezado a doler mucho. Sin embargo, ella pensó que estas molestias se debieron básicamente a algún malestar estomacal, así que tomó analgésicos y siguió con su vida como si nada pasara.

De hecho, no fue sino hasta el siguiente día por la tarde cuando estaba en su cocina que se dio cuenta que sus dolores se debían a un proceso de parto, pues al mirar hacia abajo notó una cabeza que emergía de ella y fue cuando entendió lo que estaba sucediendo.

Obviamente, vivir una experiencia como esta no fue fácil, no hay nadie mejor que la misma Emma para describir cómo fue este momento:

No sabía lo que estaba pasando. Sentí un gran ardor y cuando miré hacia abajo vi una cabeza. Fue entonces cuando me di cuenta. Lo siguiente que supe es que tenía un bebé en mis brazos. Estaba sola en casa y fue aterrador. Ni siquiera grité. Estaba en estado de shock y no sabía qué pensar, pero me las arreglé para cortarle el cordón umbilical con unas tijeras de cocina y envolverla en una toalla.

 

Quizá te interese: España debate sobre el caso de Mauricia Ibáñez, la mujer que tuvo mellizos a los 64 años y se los quitaron

 

Seguidamente, la chica contó que su odisea no había terminado allí:

Luego traté de limpiar toda la sangre de la niña con una toalla. Después de esto, le envié un mensaje a mi madre: "Por favor, no te enojes, pero acabo de tener un bebé. No sé qué hacer"

 

La familia de la adolescente corrió inmediatamente hacia ella, pero su madre no pudo contener el llanto y lloró cuando vio lo que había pasado. Por su parte, su padre le preguntó inicialmente a quién pertenecía el bebé. La nueva mamá y su hija de 2,89 kg fueron inmediatamente a un hospital donde expulsó la placenta.

 

Además, necesitó una cirugía para poder sanarla de un desgarro. Aunque parezca increíble, Emma tuvo varios períodos irregulares a lo largo de su embarazo, pero nada más. Ahora, después de haber dado a luz, la chica pudo entender el por qué de sus muchos antojos.

 

En este mismo orden de ideas, Emma no se dio cuenta de que estaba engordando, pero como le gusta la ropa holgada, puede que no haya sido tan obvio. Al principio, asimilar toda la situación fue muy difícil para ella, pero mientras estaba en el hospital las cosas se volvieron más fáciles. Sin embargo, la chica aún no tiene certeza de quien es el padre.

Otra cosa muy llamativa de esta historia han sido las demostraciones de solidaridad de algunos desconocidos, pues la hermana de su padre compartió una historia en Facebook y extraños al azar comenzaron a dejar donaciones de ropa, utensilios y suministros para el bebé.

En definitiva, el mundo a veces cuenta historias tan extrañas que incluso al verla con nuestros propios ojos aún nos cuesta trabajo creerlas. En efecto, este parto inesperado es una de ellas.

Fuente: Nz Herald

Quizá te interese: Esta mujer es la madre de su nieto: Prestó su vientre en alquiler para ayudar a su hijo y nuera