Adolescente colombiana perdió a su bebé y terminó en silla de ruedas. Todo por hacerse un tatuaje

Luisa Fernanda Buitrago es una chica que con apenas 16 años sufrió un vuelco terrible en su vida, luego de quedar en silla de ruedas y perder al bebé que aún estaba en su vientre. El niño que debió nacer y acompañarla para el resto de su vida fue abortado como consecuencia de una infección bacteriana que adquirió al hacerse un tatuaje.

Quizá te interese: De adolescente en silla de ruedas a bomba sexy de Instagram: La historia de Mariana Sfakianakis

La chica oriunda de Monterrey, Colombia, pagó el monto de 13 dólares para tatuarse un mensaje motivador en su piel: “No me dejes caer jamás”. No obstante, esto ocurrió en el 2016 cuando aún tenía 14 años. En medio de todo su dolor, la chica quiso contar su historia para evitar que otros pasen por algo similar.

Pasaron solamente dos semanas luego de que se tatuó para que fuera ingresada en una unidad de cuidados intensivos en un hospital de Villavicencio. Los médicos estaban muy preocupados por su integridad física y determinaron tras varios exámenes que la chica había sido infectada con una bacteria que le afectó el nervio ciático y la medula espinal.

Tras revisar el tatuaje de la adolescente, los médicos concluyeron que el origen de la infección podría radicar en la falta de higiene del tatuador, específicamente en la no esterilización de sus utensilios de trabajo.

Quizá te interese: Mamá comparte un mensaje desgarrador para recordar por qué nunca se debe bromear con embarazos

Solo le bastó con un par de días a la bacteria para hacer estragos en el organismo de la chica. Lo que comenzó como un simple dolor de espalda, terminó en la perdida de movilidad de los miembros inferiores e insensibilidad en ciertas partes de su cuerpo.

Para seguir haciendo más dramático su caso, los resultados de una resonancia magnética realizada semanas después de su primera visita al hospital revelaron que la infección se había esparcido por toda su espalda. Por lo que tuvo que pasar por el quirófano en repetidas ocasiones para poder drenar y lavar su columna vertebral.

Un caso tan complicado no fue fácil de combatir tras un mes y medio de tratamiento y, de hecho, Luisa pasó sus 15 años en el hospital llena de esperanza y esperando por un futuro más prometedor. No obstante, las cosas parecen que no mejoraron tanto, pues como consecuencia de su infección, tuvo un aborto espontáneo y perdió el bebé que esperaba un año después, cuando todo parecía estar yendo mejor.

 

En el presente, Luisa está muy afectada anímicamente por su pérdida, pero mantiene la esperanza viva de poder volver a caminar gracias a una cirugía que podría reanimar su tronco inferior.

Tatuajes y sus complicaciones.

En una encuesta realizada en 2015 a unos 2500 estadounidenses, el 29% aseguró tener al menos un tatuaje en su cuerpo y, de ellos, un 6% contestó que se vio afectado por alguna infección en la piel, sobre todo con bacterias estafilocócicas, las cuales son una causa común de complicaciones cutáneas.

Adolescente colombiana perdió a su bebé y terminó en silla de ruedas. Todo por hacerse un tatuajeKateryna Kon / Shutterstock.com

Aunque muchas especies de bacterias estafilocócicas se pueden tratar con antibióticos básicos, una variedad de ellas conocidas como MRSA se ha vuelto resistente a la mayoría de los antibióticos conocidos y es extremadamente difícil de tratar.

Las personas con MRSA a menudo experimentan fiebre, dolor corporal, neumonía y afecciones relacionadas con el sistema inmunológico una o dos semanas después de la exposición.

Otras complicaciones asociadas con las infecciones por MRSA incluyen:

  • Sepsis.
  • Manchas rojas con ampollas.
  • Infección e hinchazón de los tejidos que recubren las válvulas cardíacas.
  • Entrar en estado de coma.
  • Muerte.

Cuidados para tu tatuaje.

Si estás pensando en tatuarte, no descartes estos consejos que te ayudaran a cuidar tu piel de posibles infecciones:

  • No remuevas antes de 5 horas la protección plástica que puso el tatuador en tu piel una vez terminó con su trabajo.
  • Lava la zona tatuada por al menos dos semanas una dos veces al día con agua tibia y un jabón neutro.
  • Aplica un poco de crema cicatrizante luego de lavar.
  • Tapa la herida con gasas limpias los tres primeros días cada vez que limpies el tatuaje para que no se creen costras y no roce la ropa.
  • Bajo ninguna circunstancia te acerques a piscinas, ríos o al mar durante el primer mes luego de haberte realizado el tatuaje.
  • A lo largo de ese periodo, tampoco puede recibir los rayos del sol. Evítalo lo más posible y ponte ropa que cubra el tatuaje durante el día.  

En definitiva, no debe ser fácil para una chica sufrir una lesión de este tipo a edad tan temprana, perder a un hijo y pasar por tantas vicisitudes. Esperamos que las cosas mejoren para esta hermosa chica colombiana. De tu parte, si quieres realizarte un tatuaje, sigue los consejos que leíste arriba al pie de la letra y protege tu piel en todo momento.

Quizá te interese: Vándalos atacaron las decoraciones navideñas que el vecindario organizo para un bebe con cáncer


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.