Una familia devastada por el cáncer: A dos hermanas se les diagnosticó cáncer en menos de 2 semanas

Familia y niños

July 7, 2018 03:13 By Fabiosa

Dos hermanas de California, de cuatro y seis años de edad, están luchando juntas contra el cáncer después de que los médicos descubrieran que ambas tenían tumores cerebrales. Kalea y Noah Avery fueron diagnosticadas dentro de un lapso no mayor a dos semanas después de que ambas comenzaron a experimentar dolores de cabeza severos.

Ahora, sus padres, Duncan y Nohea Avery, se preparan para un largo camino de recuperación. Kalea, de seis años de edad, fue quien comenzó a experimentar por primera vez los intensos dolores de cabeza. Después de que continuaron por un par de semanas, sus padres la llevaron al hospital.

Fue entonces cuando los médicos revelaron la sorprendente noticia: Kalea tenía meduloblastoma, un tumor canceroso en la base del cráneo que tiende a diseminarse a otras partes del cerebro, así como a la médula espinal.

Mientras estaba hospitalizada y era preparada para la cirugía, su hermana Noah, de cuatro años de edad, comenzó a experimentar síntomas muy similares. Por tal razón, le hicieron las pruebas correspondientes y los médicos tuvieron que dar la devastadora noticia una vez más, la niña menor también tenía un tumor en la misma área de su hermana.

 

Quizá te interese: ¿El cáncer colorrectal puede prevenirse? Sí, pero solamente si se detectan a tiempo ciertas condiciones

 

Es un caso demoledor que ha desconcertado al equipo de médicos. Según sus palabras, nunca habían visto a dos hermanos diagnosticados con tumores cerebrales tan cercanos entre sí. Kalea se sometió a una cirugía y se le extirpó el tumor el 11 de junio. Luego, el 25 de junio, se le realizó el mismo procedimiento a su hermana.

Ahora, ambas niñas se están preparando para recibir tratamientos intensivos de quimioterapia y radioterapia. En una actualización de su página de GoFundMe, la familia reveló que Noah está en la unidad de cuidados intensivos pediátricos y ha mostrado grandes avances; pues ya "habla, come y mueve todas las partes del cuerpo".

Todos estos son signos muy tranquilizadores de que no tiene el síndrome de la fosa posterior, es decir, el síndrome postoperatorio que puede causar mutismo, trastornos del habla o disminución del movimiento motor. La familia dijo que Noah todavía requiere medicación para el dolor y que sigue siendo "bastante somnoliento.

Kalea continúa recuperándose en la sala de oncología y, el miércoles, pudo salir al exterior por primera vez en 20 días.

En definitiva, la prueba que están afrontando estas niñas no será nada comparado con el futuro prometedor y lleno de salud que les espera.

 

Fuente: Clarin

 

 

Quizá te interese: Una mujer de 38 años recuperó su vida tras la extracción de un tumor ovarístico de 60 kilos