TV Y CINE

"La gordita calenturienta": Adamari López deja el pudor y se pone a jugar a los besos con otro

Date February 10, 2020 23:22

Conducir Un Nuevo Día ha dado a Adamari López las oportunidades perfectas para recibir invitados de lujo, participar en las dinámicas del programa y dejarse llevar por el furor del momento, al grado de llegar a olvidarse que es casada con más frecuencia de la que a Toni le gustaría admitir.

Besos con el Chef James, los bailes subidos de tono que ha protagonizado y otros comportamientos de la conductora en pleno programa como si estuviera en la cúspide su soltería, han hecho que sea criticada con dureza en más de una ocasión.

Y lo vuelve a hacer.

Como si no le importara todo lo que se ha dicho sobre sus supuestas faltas de respeto a lo largo de los meses, Adamari volvió a tomar una de las actividades en el programa como la oportunidad perfecta para dejarse llevar y ponerse a “jugar a los besos” con Luciano D’Alessandro sin razón alguna.

Mientras que otros conductores evitaron el contacto con su pareja en el juego en la medida de los posible, Adamari no tuvo ningún problema en atravesar el escenario en brazos del actor, con sus labios solo separados por la carta que debían llevar de mesa en mesa.

Críticas por aquí, críticas por allá.

Aunque Ada se veía feliz de poder disfrutar los abrazos de Luciano una y otra vez, al público no le encantó la forma en que la conductora se dejó llevar sin oponer resistencia ni recordar que quizá, Toni podría estar mirándola.

Si la defendieron antes, podrían defenderla ahora.

  • Para muchos, es un escándalo cada vez que Adamari besa a otro hombre en el programa, pero Toni no tiene problemas.
  • En más de una ocasión ha expresado su confianza incondicional por el comportamiento de su esposa.
  • El coreógrafo respeta tanto el trabajo de Ada, que ni siquiera ha dado muestras de celos con cada nuevo encuentro cercano.
  • Su lazo excepcional les ha permitido estar juntos por casi 10 años, con boda en puerta para este año.

Es admirable que Toni haya logrado mantenerse respetuoso e imparcial con Adamari a lo largo del tiempo mientras que ella se da vuelo besando y dejándose querer por los invitados de Un Nuevo Día, como todo un caballero, pero con su boda cada vez más cerca, la conductora debería tener un poco más de pudor, pues por mucho que sea de juego, bien dicen que entre broma y broma, la verdad se asoma.