NOTICIAS DE CELEBRIDADES

Sofía Castro estalla en llanto al recordar suplicio sufrido por años de vivir junto a Peña Nieto

Date January 14, 2020 20:59

Luego de casi 10 años en la actuación, Sofía Castro inicia una nueva etapa en su carrera como concursante de la edición más reciente de Mira Quién Baila All Stars, en donde intentará demostrar que su talento en las pistas en tan grande que el demostrado en los escenarios.

El nuevo logro de Sofía ameritó que su padre, el “Güero” Castro estuviera a reventar de orgullo por ver a su nena deslumbrando con pasos de baile que quizá no le conocía; sin embargo, lo que más ha llamado la atención durante su debut en el concurso fue que por primera vez, la actriz detalló las malas experiencias vividas en Los Pinos.

Para muchos, fue sencillo despotricar en contra de la joven que llegaba hasta la casa presidencial en 2012, pero para la actriz, quien en ese entonces apenas tenía 14 años, las cosas se volvieron cada vez más difíciles, pues sin deberlo ni temerlo, recibió insultos, fue juzgada y criticada con maldad solo por ser la hija del entonces presidente.


Al borde del llanto, Sofía recordó algunos de los peores detalles sobre su estancia en la residencia oficial de Enrique y Angélica Rivera, así como también contó las dificultades a las que se enfrentó por querer seguir los pasos de su madre en la actuación cuando el matrimonio se desmoronaba frente a los medios, acarreándola a ella sin remedio.

Para la mala fortuna de Castro, su carrera ha estado basada en ir contracorriente, ya que solo por haber sido hijastra de Peña Nieto, se ha visto envuelta en confusiones políticas y sociales, cuando su labor está en los foros de televisión, lo cual ha complicado aún más la tarea ya de por sí difícil de dedicarse a la actuación, pero la hija de La Gaviota jamás se rindió.


Luego de pasar los que podrían haber sido los años más complicados de su vida, Sofía se ha vuelto una joven con un camino propio por seguir, alejado de las sombras que su familia tan famosa ha sentado, lista para demostrar que es tan digna de recibir elogios como bailarina, que como actriz, pero jamás dispuesta a ser criticada de nuevo por las faltas de otros.