NOTICIAS DE CELEBRIDADES

Melania desborda disgusto tras ser acorralada por Donald Trump para tomarle la mano en público

Date January 18, 2020 01:09

Los antecedentes en la reticencia de Melania Trump por darle la mano a su esposo comenzaron a notarse desde el 2017, cuando llegaron las primeras evidencias de que la Primera Dama, intentando pasar desapercibida, rechazaba al Presidente.


Años más tarde, el desplante se ha repetido de nueva cuenta en un partido del Campeonato Nacional de Futbol Universitario (College Football Playoff National Championship), durante el cual, Trump tomó de la mano a su esposa, pero la reacción de Melania fue de desagrado puro.

La Primera Dama no tuvo tiempo de escaparse al gesto de Donald y aunque intentó con fuerza disimular su descontento por estar tomándose de las manos, le llevó unos cuantos segundos recuperar el semblante sonriente que la ocasión ameritaba.

Melania desborda disgusto tras ser acorralada por Donald Trump para tomarle la mano en públicoGetty Images / Ideal Image

Si bien ésta es de las primeras ocasiones en que se captura la reacción más natural de Melania al ser desprevenida por las muestras de afecto de su esposo, a lo largo de su tiempo al frente de Estados Unidos, la pareja presidencial ha protagonizado más desaires frente a las cámaras, como aquel en 2018 mientras salían de la Casa Blanca.


Unos cuantos meses después, volvió a causar revuelo la negación de la Primera Dama por aceptar la mano de Trump durante un acto público, en el cual, por mucho que se intentó guardar las apariencias, igual acabaron grabados por los medios de comunicación y volviéndose el centro de la controversia.


Sin embargo, ellos no son la única pareja presidencial que protagoniza desplantes en público, pues años atrás, Enrique Peña Nieto fue muy mal visto luego de ignorar descarado la intención de Angélica Rivera por caminar agarrada de su mano y además, dejarla atrás en su avance durante un desfile militar en Francia.


De cualquier forma, la relación entre Melania y su esposo es algo muy distinto a la que tuvo La Gaviota, pues para la esposa de Trump, cualquier rumor de infidelidad o divorcio le parece irrelevante y si bien han hecho pensar que las cosas van mal entre ambos, todo indica que son muy felices aún con sus dinámicas desconcertantes en público.


Al final, los Trump y EPN quedan desplazados sin remedio por la dulzura de Barack Obama con su esposa, ya que la pareja se mantuvo fuerte en los años más álgidos el gobierno y ahora que disfrutan del retiro, volvieron a encender su llama como pareja para demostrar que la política no debe separar un matrimonio si el amor que los une es verdadero.

Ya sea por problemas maritales, incomodidad por mostrar afecto en público o hasta desagrado por su marido, Melania no ha dicho nada sobre sus desplantes constantes y parece que Trump se esta acostumbrando a verse despreciado frente a las cámaras, aunque sí ya sabe lo que va a pasar, debería dejar de forzarlo.