NOTICIAS DE CELEBRIDADES

¡De vedette a físicoculturista! Famosa modelo argentina impacta en redes con sus enormes músculos

Date November 6, 2019 00:18

Pamela Pombo apareció en los medios en 2011 y logró saltar a la fama cuando comenzó el grupete de Las hermanas Pombo. De allí, logró participar en varios programas de televisión y, también, se lanzó como modelo y vedette.

Pamela siempre fue bastante atrevida y, luego de realizar poses con poca ropa en diferentes portadas de revistas, decidió tomar un rumbo diferente en su vida y, de un día para el otro, la joven decidió transformar su cuerpo por completo para lanzarse de lleno al fisicoculturismo.

Pombo siempre fue una persona atlética e, incluso, ha llegado a formar parte de la famosa selección nacional de vóleibol y, luego, se convirtió en una bella modelo. Sin embargo, la joven se aburrió un poco de todo ello y, por lo tanto, comenzó a entrenar todos los días, hasta que su cuerpo sufrió cambios muy evidentes.

Me gustó la mutación de verme mucho mejor. A pesar de que ya era deportista y tenía un cuerpo firme, me empezó a gustar tener más piernas y más glúteos. Yo tengo una cintura chica y me gustaba cómo se veía la línea y la forma del cuerpo.

A través de las redes sociales, Pamela muestra todo el amor que siente por el levantamiento pesado y lo mucho que se divierte al ejercitar su cuerpo en el gimnasio con su novio, Gerardo Repollo, quien también es campeón argentino y sudamericano de fisicoculturismo.

Con su nuevo estilo de vida, la exvedette, quien además mide 1,80 metros, comenzó largas y duras rutinas de entrenamiento y, poco a poco, se convirtió en entrenadora personal muy profesional.

Al mes de estar saliendo con mi novio me dijo que ya estaba para competir. Cuando hago sentadillas levanto 100 kilos. El gimnasio es como mi primera casa porque es donde más estoy.

Pero además de tener un entrenamiento riguroso, la joven también lleva una dieta estricta de muchas proteínas para poder acelerar su metabolismo y, así, tener un cuerpo firme y bien fibroso.

Me ordené un poquito más con las comidas. Venía comiendo cuatro veces al día e incorporé dos más. De esa forma, se acelera el metabolismo, lo que genera que se queme más grasa y al ingerir más proteínas se desarrolla masa muscular haciendo fuerza en el gimnasio. En la semana hago seis comidas, de las cuales cinco son pollo con ensalada. Y en la primera, es decir, el desayuno, es una tortilla de batata, que acompaño con un café negro.

Pamela sigue esta dieta estricta para prepararse para sus competencias, pero, cuando no compite, tiene sus permitidos y come hamburguesas o helados, al menos, una vez por semana. Hoy en día, Pamela es toda una profesional en el campo del fisicoculturismo y ya se consagró campeona en algunos torneos locales e internacionales.

Su cambio, sin duda, dejó a más de uno anonadado. ¿Tú qué opinas de su transformación tan drástica? ¿Crees que es sano vivir de esta manera?