ATUENDOS DE CELEBRIDADES

"Creí que era el jorobado de París": destrozan sin piedad fallo estrepitoso en atuendo de Thalía

Date February 10, 2020 20:13

Thalía nunca ha escondido su gusto por la moda. Ya sea en presentaciones, conciertos, alfombras rojas o acontecimientos importantes para Tommy Mottola, la intérprete ha sabido destacar gracias a los atuendos únicos que suele portar.

Aunque nadie puede negar la originalidad en cada una de las prendas que suele presumir, en ocasiones, el estilo tan arriesgado que elige Thalía suele acarrearle diversas críticas, pues a veces llega a fallar en sus elecciones, tal y como le sucedió con los nuevos atuendos de su marca.

El fallo estrepitoso.

Llena de ilusión, la cantante había presentado algunos diseños nuevos para ampliar las colecciones de Thalía Sodi, con prendas dominadas por mangas abultadas, cortes asimétricos y lentejuelas por todos lados que la hacían sentir divina, pero que hicieron diferir a su audiencia.

Las críticas.

El desencanto por el atuendo de Thalía fue más que evidente en las redes sociales, después de ver cómo se dejaron ir los comentarios negativos en su contra, tachándola de tener “mal gusto” y pidiendo que ya no la dejen vestirse sola.

Su estilo preferido.

A lo largo de los años, Thalía ha experimentado con una infinidad de posibilidades, aunque ha consagrado algunos favoritos:

  • Adora las botas altas y los zapatos de tacón con toques únicos.
  • Su predilección por los brillos la han llevado a portarlos sin falta con cada alfombra roja.

  • Las mangas abultadas, ya sean una o dos, se han convertido en un distintivo de su imagen.
  • Adora las blusas asimétricas con solo una manga o algún accesorio en el hombro para acaparar las miradas.
  • Sus preferencias fuera de lo ordinario le han dado tantos aciertos como fracasos en los últimos meses.

No cabe duda de que Thalía ya tiene bien claro el tipo de prendas que más feliz le hacen, por lo que quizá, sin importar las críticas que pueda llegar a recibir por sus gustos, la intérprete siga luciendo sus atuendos predilectos a costa del descontento del público, siempre y cuando no encuentre una nueva alternativa más arriesgada.