ESTILO DE VIDA

Elizabeth Álvarez se declara lista para un "arreglito", Jorge Salinas se opone a dejarla atrofiarse

Date February 10, 2020 22:25

Al principio, recurrir a los procedimientos estéticos para contrarrestar los signos de la edad era solo un secreto a voces empleado por algunas celebridades con la máxima discreción posible, que de un tiempo para acá, se convirtió en una moda con varias entusiastas incapaces de detenerse tras la primera intervención.

Nombres como Ninel Conde, Ana Bárbara, Alejandra Guzmán o Lyn May salen seguido cuando de procedimientos estéticos se trata, pues en sus intentos por ganarle al tiempo, han recurrido constantemente a tratamientos de todo tipo que no siempre las dejan mejor de lo que empezaron y al parecer, Elizabeth Álvarez podría ser la próxima en unirse a la tendencia.

Tiempo de actuar.

Hace un par de días, Elizabeth confesó su deseo por aplicarse bótox cuanto antes, pues según la actriz, a sus 42 años, ya es “necesario” comenzar a tomar medidas para procurar el aspecto de su rostro, aunque negó tenerle miedo a la edad y en realidad, luce muy bien como para atrofiarse en vano.

Si bien reconoció que le aterra ingresar a un quirófano o enfrentarse a los riesgos propios que conlleva cualquier tratamiento mayor, se declaró dispuesta a luchar contra sus temores para hacerse algún arreglito cuanto antes, pero no contaba con la oposición de su esposo.


A ver si le dan permiso.

Al poco tiempo, la actriz fue captada al lado de Jorge Salinas cuando salían de una obra de teatro, por lo que fue imposible evitar preguntarle al esposo de Álvarez su opinión acerca de las aplicaciones de bótox contempladas para el futuro y la respuesta fue muy clara.

  • Sin ningún remordimiento, Jorge se opuso tajante a las ideas de Elizabeth por hacerse sus primeras “estiraditas”.
  • Afirmó que esa clase intervenciones dejan a las personas “convertidas en marionetas”.
  • Confesó sentirse más atraído por la belleza interna de su esposa, pues sabe que el físico se deteriora sin falta con el tiempo.
  • Elizabeth quiso saber qué pensaría Salinas si de pronto la viera hinchada y sin expresión, algo que al actor no le hizo ninguna gracia.


Que el desacuerdo no pase a mayores.

A pesar de su esfuerzo por mantener las apariencias frente a las cámaras, resultó evidente el descontento de Jorge ante la idea de su esposa por empezar a darse “estiraditas” innecesarias, al tiempo que Álvarez se ve cada vez más convencida ante la idea, lo cual, podría darles algunos problemas maritales, aunque ojalá, la actriz recapacite y se dé cuenta a tiempo de que su amor vale mucho más que dejar su belleza en un quirófano solo por capricho.