ESTILO DE VIDA

De la televisión a la ruina: María José Galera, destrozada y sin hablarse con su familia

Date November 8, 2019 17:55

María José Galera participó en el polémico programa Gran Hermano, tras lo cual le dio la bienvenida a una fantástica etapa en su vida que muchos consideraban que se debía a un golpe de suerte. Después de ingresar en otros realities, como Sálvame, la mujer se vio rodeada de viajes, lujos y mucho dinero.

Parece que me ha tocao la lotería. Pero no en dinero... ¡La vida lo mismo que te da te quita! Y, ahora mismo, la vida me lleva regalando muchas cosas.

Una trágica etapa para María José.

Y tal como ella misma lo explicó la vida da y la vida quita y actualmente le ha tocado estar del otro lado de la moneda ya que actualmente, María José atraviesa por una de las etapas más difíciles. La exgran hermana ha confesado que está en bancarrota y no tiene ni un euro para salir adelante.

La televisión es pan para hoy y hambre para mañana. Ahora no tengo ni un euro en el banco hasta el día 10, que cobramos los desempleados. Como limpiadora te pagan a 5 euros la hora, pero te agarras a un clavo ardiendo.

Por suerte, esta mujer ha encontrado apoyo y refugio en su hija mayor, quien la apoya al pagar los gastos mientras que encuentra una forma de sobrevivir al lado de su hija menor, de quince años, y por la que su expareja apenas y le da una pensión de 150 euros mensuales.

Aparte de todo, María José explicó que no es como si se hubiera dedicado a gastar su dinero irresponsablemente, al contrario, buscó invertirlo pero no le rindió frutos.

He abierto restaurantes, discotecas... He invertido pero no hubo suerte. Yo no me arrepiento de nada, todo lo gasté pensando en mi familia.

Alejada de sus padres.

Y como si su situación no fuera ya lo bastante delicada, María José confesó mantener una mala relación con sus padres, de quienes está alejada desde hace ya un buen rato. Sin embargo, hoy más que nunca los necesita y así lo hizo saber a su mamá a través de un mensaje que le envió por televisión.

Lo eres todo. Te necesito.

Esperamos que esta mala racha le pase pronto y que la vida le vuelva a sonreír como hace algunos años cuando tenía contratos de hasta seis mil euros. ¡Fuerza, María José!