ENTRETENIMIENTO

Luto en el fútbol: falleció jugador del Atlante con apenas 23 años tras caer de un edificio

Date October 7, 2019 19:43

En los últimos meses, el mundo del deporte, en especial del futbol, se ha vestido de negro en ocasiones repetidas tras dar a conocer los fallecimientos de algunos jugadores que, por circunstancias distintas, terminaron por abandonar el mundo.

Entre las pérdidas que se lamentan hasta ahora están José Antonio Reyes, delantero y extremo izquierdo español quien perdió la vida en junio a causa de un accidente de tránsito a los 35 años, y a principios de septiembre, Jarzinho Pieter, portero haitiano en la Selección de Curazao, falleció durante un entrenamiento a los 31 años.

A tan solo unas semanas de despedir a estos jugadores extraordinarios, el futbol mexicano sumó otra ausencia, pues Ezequiel Esperón, miembro del Atlante, perdió la vida el 6 de octubre en Buenos Aires debido a un accidente fatal.

De acuerdo con los medios argentinos, Esperón, de tan solo 23 años, se encontraba en una reunión con amigos cuando cayó de un sexto piso. Por desgracia, se confirmó su deceso poco tiempo después de ser trasladado al Hospital Zubizarreta.

Ezequiel estaba cedido al equipo Gremio de Brasil tras año y medio de jugar para el Atlante, pero además de esos equipos, había formado parte de las filas del Atlético All Boys y del Inter de Porto Alegre, los cuales no tardaron en enviar sus condolencias por la pérdida del jugador.

Aunque la noticia ha causado una gran conmoción en el mundo del balompié, sin duda, es entre sus seres queridos, amigos y familiares, quienes resienten con más dolor la pérdida de Ezequiel, pues era demasiado joven para abandonar el mundo y tenía una carrera brillante por delante tras ganarse el afecto del público con sus actuaciones destacadas en la liga Ascenso MX.

Ojalá que tanto seguidores del equipo, como sus compañeros y la familia de Ezequiel Esperón encuentren pronto el consuelo que necesitan para sobrepasar estos momentos tan difíciles y la fuerza necesaria para sobrepasar una pérdida que será recordada en cada partido y honrada con cada nueva anotación.