ENTRETENIMIENTO

La China Suárez se ganó el amor de Rufina, su hija mayor, con un "humilde" regalito de 400 dólares

Date October 4, 2019 20:22

Además de ser una actriz muy famosa, Eugenia “La China” Suárez también es una madre inigualable. Junto a sus hijas, Rufina y Magnolia, la artista vive las aventuras más lindas y tiernas de su vida y, como cualquier otra madre protectora, busca que a sus niñas nunca les falte nada.

De hecho, la China Suárez suele darles muchos regalos lindos a sus niñas, como una enorme casa de manera en su patio o ropa de las mejores marcas del mundo. Pero eso no es todo; esta semana, Rufina, su hija mayor, recibió uno de los regalos más extravagantes y costosos que te puedas imaginar: una muñeca que parece un bebé real.

La actriz compartió el ostentoso obsequio en las redes sociales y, sorprendentemente, la muñeca parece un niño de verdad, ya que el nivel de detalle y de textura es realmente impresionante. En el mercado, este bebé cuesta cerca de 400 dólares, entre 15 mil y 20 mil pesos argentinos.

Afortunadamente, Eugenia no tuvo que poner ni un centavo para conseguir este juguete ya que ella conoce muy bien a la diseñadora, quien no quiso que la artista abonara el precio y se lo regaló.

¿Te gustó el regalo que recibió Rufina? Estas muñecas se han vuelto realmente populares en el mercado hoy en día y se las conoce con el nombre de reborn. Los reborns son muñecos artesanales hiperrealistas, ya que parecen bebés auténticos.

Se piden por encargo y puede lucir como bebés recién nacidos o como niños de hasta un año de edad. Dependiendo del tipo de encargo, estos juguetes traen ropa, chupetes, pañales e, incluso, una partida de nacimiento si el futuro propietario lo desea. Asimismo, se puede pedir que el bebé tenga los ojos abiertos o cerrados.

En los últimos años, la evolución de los muñecos ha transformado por completo nuestra manera de ver el mundo. Muchos podrían morir de amor al ver estos juguetes tan realistas, pero muchos otros, por desgracia, no muestran el mismo optimismo. ¿Tú qué opinas? ¿Crees que fue un buen regalo para Rufina? ¿Te animarías a comprarte uno?