ENTRETENIMIENTO

Abandonada por su madre y odiada por su padre: la dura y oscura infancia que vivió Bárbara Mori

Date September 6, 2019 21:38

Bárbara Mori ha ganado reconocimiento por su trabajo, su belleza innegable y el hecho de ser una de las abuelitas más jóvenes de la farándula, pero, aunque presume feliz algunas instantáneas de su día a día, cuando se trata de hablar sobre su vida privada, la actriz no está tan dispuesta a hacerlo.

Es por esto que la actriz sorprendió cuando accedió a hablar en el podcast Se regalan dudas, en el que, por primera vez, se sintió en confianza para dar detalles de la niñez tan difícil que vivió a causa del abandono de su madre, los problemas que su padre tenía con la bebida y las secuelas que esas experiencias dejaron en su vida.

Luego de pasar sus primeros años sumergida en emociones negativas, pasó su adolescencia contando los días para poder trabajar y con ello, conseguir alejarse cuanto antes de su casa, algo que consiguió a los 17 años:

En cuanto pude empezar a trabajar, empecé a trabajar a los 14 años, y trabajé hice de todo un poco, fui mesera en una pizzería, repartía volantes en un semáforo, fui booker en una agencia de modelos, bailé en antros. O sea, hice de todo un poco para poder ahorrar y salirme de mi casa.

Toda la experiencia laboral que adquirió desde tan joven le fue ayudando para explorar nuevos caminos y su belleza le abrió las puertas para iniciarse como modelo. A partir de ahí, encontró en la actuación su verdadera vocación y empezó a participar en diversas producciones hasta que llegó Rubí para cambiarle la vida.

Fue entonces, cuando en apariencia lo tenía todo, que se dio cuenta de los problemas internos arrastrados desde su infancia, los cuales se habían convertido en un freno para que ella pudiera disfrutar del momento:

La realidad era que pues a mí me rompieron mucho por dentro cuando era chiquita y empezar a juntar mis pedacitos me costó mucho trabajo, darme cuenta de que necesitaba empezar a mirar hacia adentro fue algo que empezó a traerme una transformación.

Con eso, por más dolor que le provocara, se vio obligada a recordar su pasado para entender todo el daño que le habían causado las primeras vivencias de su infancia:

Yo conocí el amor a base de golpes, abandono de mi madre, entonces para mí el amor era eso (...) La creencia que me acompañó en mi vida y que se volvió como un “statement” en mi vida es ‘tú no eres lo suficientemente buena para que mamá se haya quedado, ni para que papá te quisiera’, entonces como crecí con esta creencia, pues no eres lo suficientemente buena para tener un hombre que te respete, que te quiera, te valore y te cuide porque ni siquiera tú te valoras, ni te respetas, ni te quieres, ¿sabes?

Pero enfrentarse a esa realidad que parecía propia de otra vida, le ayudó a entender sus emociones negativas para poder dejarlas atrás:

Cuando me di cuenta de eso empecé a mirar hacia adentro y decir ‘ok, ¿qué está pasando aquí? Por qué estoy tan enojada, por qué reacciono tan enojada con la vida cuando realmente tienes todo'.

Tras superar todas las malas experiencias que la marcaron de por vida, Bárbara pudo concentrarse en el presente, donde se encuentran su hijo, su nieto, su pareja Fernando Rovzar y por supuesto, su trabajo, que fue a final de cuentas lo que consiguió poner en perspectiva su vida, para que lograra hacer las paces con su pasado y tener la fuerza para compartirlo por primera vez con sus seguidoresy demostrar que es posible aprender a vivir con las experiencias negativas para convertirlas en algo maravilloso después.