ENTRETENIMIENTO

"Quieren escarbar como perros": Humberto Zurita estalla contra la prensa por faltarle al respeto

Date August 14, 2019 00:39

Tras el fallecimiento de su esposa, Christian Bach, Humberto Zurita se ha dado a la tarea de seguir con su vida poco a poco, sin embargo, recientemente fue captado por los medios de comunicación en un café con una misteriosa mujer. ¿Será que su corazón ya tiene otro amor?

Pues aparentemente no es así, ya que según informó el actor, se trataba de una cita de trabajo y esta mujer era una persona con quien estará colaborando para realizar un cortometraje.

Humberto está harto.

El actor fue entrevistado saliendo de la obra Blackbird en la Ciudad de México, donde dejó bien en claro su hartazgo con los medios de comunicación que insisten en cuestionar cada movimiento y respiro que da, sobretodo hacia lo relacionado con su vida personal.

Me están acosando muchísimo últimamente y es algo que me molesta, que no entiendo, es una falta de respeto a mi trayectoria, a mi trabajo, a mi mujer, que quieren escarbar como perros, los perros les gusta oler traseros y los traseros huelen mal, entonces no me parece bien, no me parece justo.

Todo esto por la creciente necesidad de vincularlo románticamente con la cantante Kika Edgar, una buena y cercana amiga de él.

Si estoy buscando una relación nueva, no estoy buscado ninguna relación nueva, pero eso no quita la posibilidad de que tenga amigos, de que tenga amigas, de que siga saliendo, de que haga mi vida, yo sé, están especulando mucho que si Kika, que si Kiko, que si esto, que si el otro, pues así es. No solamente tengo una amiga, tengo muchas amigas y tengo muchos amigos.

Humberto y Christian.

A pesar de los rumores y las especulaciones, Humberto ha demostrado que sigue de luto por el fallecimiento de Christian y tan es así que la sigue recordando en redes sociales, por si alguna persona llegase a dudar del amor que aún le profesa.

Esperamos que con las recientes declaraciones, los medios le den un respiro a Humberto y a su familia, ya que lo mínimo que merecen es el respeto por parte de toda la sociedad.