ENTRETENIMIENTO

"Soy una actriz, no una estrella": Rosa María Bianchi y su formidable paso en la televisión

Date October 9, 2019 00:02

Rosa María Bianchi tiene aproximadamente 50 años de trayectoria en el mundo de la actuación, recorriendo proyectos desde teatro, televisión y cine, pero uno de sus papeles más legendarios y precisamente el que la catapultó a la fama a nivel internacional fue el de la secretaria “Bertha Moscoso” y después “Michelle Albán” en la telenovela Cuna de lobos.

De telenovelas a series.

Después el éxito de dicho melodrama de los 80's, Rosa María consiguió un contrato de exclusividad con Televisa que le facilitó la vida y la ayudó a participar en otras grandes telenovelas como El extraño retorno de Diana Salazar, Teresa, Mi pequeña Soledad, Infierno en el paraíso, Locura de amor y Alborada.

Rosa María explicó la diferencia entre una actriz y una estrella, sobretodo porque ella considera que forma parte de la primer categoría, razón que la ha hecho brillar en su distinguida carrera.

Soy una actriz, no una estrella. Las estrellas trabajan con su físico y explotan su personalidad, mientras que las actrices trabajamos con los personajes.

Hasta Salma Hayek la admira.

Es por esto que grandes personalidades como Salma Hayek la admiran y respetan con devoción, de hecho, Rosa María participó en la reciente serie de esta importante actriz y productora mexicana, Monarca, en la cual impactó con su papel y afianzó la relación de amistad que mantenía con Hayek desde hace algunos años, tal como ella misma explicó.

Yo le debo mucho de mi carrera a Rosa María, porque cuando yo empecé nadie creía en mí. Me enseñó no nada más actuación, sino también a creer en mí. Además, yo le tenía un gran respeto. Era mi héroe, mi ídolo. Yo quería ser como ella cuando creciera. Me apoyó de mil maneras.

Rosa María ha dejado un legado sumamente importante a lo largo de su carrera y lo mejor es que no solo ha impactado al cine, teatro y televisión, sino a seres humanos como Salma Hayek y todo su fiel séquito de fans que no dejan de admirarla a pesar del tiempo.