Esta niña se salvó de la leucemia gracias a un trasplante y cinco años después conoció a su donante

Las historias de cáncer, sobre todo en niños, suelen ser muy tristes; sin embargo, muchas de ellas logran dar un giro afortunado. Hay personas que deciden convertirse en verdaderos ángeles sobre la Tierra, registrándose como donantes para ayudar en este tipo de casos. Gracias a ellos, muchas de estas dolorosas historias logran tener un final feliz, como fue el caso de la pequeña Skylah.

Con apenas dos años de edad, Skylah Ballentine-Brain fue diagnosticada con leucemia linfoide aguda. Su única esperanza era un trasplante de células madres, pero lo peor del caso era que su tipo de tejido era muy poco común y no resultaba nada fácil conseguir un donante para ella. Los médicos no le daban muchas esperanzas, pero finalmente encontraron a una donante compatible.

 

Se trataba de Samantha Perry, una mujer que había decidido registrarse como donante luego de perder a un familiar cercano a causa de la leucemia y que expresó sentirse muy afortunada al recibir la llamada que le avisó que era compatible para donar, pues supo que tenía la oportunidad de salvarle la vida a alguien.

 

El trasplante se realizó en mayo de 2013, cuando la pequeña Skylah tenía 3 años y, gracias a las células donadas, la niña logró vencer la batalla contra la enfermedad. Sus padres, Zelease y Matthew, estaban inmensamente agradecidos con esta mujer y, de hecho, aseguran que todos los días rezaban por ella y agradecían a Dios por ponerla en sus vidas.

Quizá te interese: Nena de 3 años, sobreviviente de cáncer, acompañó al altar a la donante de médula que salvó su vida

Sin embargo, por cuestiones legales, el paciente y su familia no pueden conocer directamente al donante hasta después de cierto tiempo, cuando ya se define si el trasplante fue exitoso o no. Hasta el momento, solo habían podido enviarle una tarjeta de agradecimiento a través de la fundación que los puso en contacto, donde le decían que ella era el ángel guardián que le había salvado la vida a su hija.

Actualmente Skylah tiene 8 años y finalmente pudo conocer a su donante. El momento del encuentro fue realmente emotivo: la niña le llevó un ramo de rosas y Samantha le obsequió un oso de peluche y un collar con la letra “S”, inicial de los nombres de ambas.

Samanta expresó: “Conocer a Skylah fue maravilloso. Compartimos la misma sangre y siento una conexión muy fuerte con ella”. Por su parte, la niña le dijo que ella era como “su segunda mamá” y aseguró:

Sabía que un ángel me había ayudado a salir adelante cuando estuve enferma y sabía que tenía que ser una persona muy agradable. Cuando la conocí, supe que estaba en lo correcto, porque ella es muy linda y muy amable.

Quizá te interese: Donar sangre del cordón umbilical de un bebé podría salvar vidas

Los padres de Skylah aseguraron que no existen palabras para expresarle lo agradecidos que están con ella por haber ayudado a su hija. Además, han tomado su caso para crear una campaña e incentivar a las personas a registrarse como donantes, enseñándoles lo sencillo que es y mostrándoles cómo realmente podrían hacer la diferencia y salvarle la vida a alguien.

Ver las imágenes del cambio de esta pequeña y ver lo emotivo de su encuentro con su donante es realmente inspirador. Estas dos familias han creado un hermoso lazo que durará para todas sus vidas y esperemos que inspiren a muchos más a convertirse en ángeles guardianes.

Quizá te interese: Pequeño no puede parar de llorar al agradecerle a su hermanita por donarle su médula ósea