NOTICIAS DE CELEBRIDADES

Esposa de Sergio Mayer se escondió de la pena por la falda que vistió él en los Premios Platino

Date May 14, 2019 23:30

Hace apenas unos días, Sergio Mayer estuvo en el centro de las burlas cuando pidió de la manera más atenta que se salvara a la “vaquita amarila”.

Su error dio la pauta para crear una cantidad inmensa de imágenes que hacen referencia a este animal tan extraño que solo existía hasta el momento en su imaginación, pero que ahora todos pudimos conocer.

Seguía fresco el recuerdo de su error cuando volvió a dar de qué hablar, pero ahora por su peculiar elección de vestimenta que portó para asistir a los Premios Platino, que se entregaron ayer para premiar a lo mejor del cine iberoamericano del año.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Sergio Mayer (@sergiomayerb) el

La ceremonia se realizó en la Riviera Maya, en México, donde el protagonista había sido el calor tan intenso, hasta que Sergio Mayer se presentó en la alfombra roja para deslumbrar a todos los asistentes con la falda que eligió.

Sí, ¡falda! Cuando se le cuestionó al respecto, contestó muy alegre que andaba fresco y cómodo, por lo que no se veía nada avergonzado con su atuendo, que según comentó su esposa, quien ya no sabía ni donde esconderse por la decisión de Mayer, fue un regalo que le hizo el hermano de ella.

Con esto, lo más probable es que internet se olvide de todos los memes que había ya de la “vaquita amarilla” para empezar a burlarse del atuendo tan original que eligió el diputado para presentarse en los premios.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Sergio Mayer (@sergiomayerb) el

A pesar de las críticas que le esperan, debemos aplaudir su valor para presentarse en una alfombra roja vistiendo de esa forma y por los comentarios que han hecho del clima otros artistas como Regina Blandón, quizá su vestimenta tan controversial no fue del todo desatinada.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Regina Blandón (@reginablandon) el

Ante una decisión tan atrevida ya no queda nada más que esperar que haya pasado una noche amena y fresca. Ahora cuéntenos qué piensan de su falda, ¿fue una elección valiente y acertada o un error imperdonable?