CELEBRIDADES

Con uno es suficiente: El pasado con Ernesto Zedillo Jr. impidió a Erika Buenfil volver a ser madre

Date July 10, 2019 17:59

Erika Buenfil es una actriz, cantante y conductora mexicana que desató un gran misterio cuando dio a luz a su hijo Nicolás, debido a que en un principio nadie sabía quién era el padre, razón por la cual se convirtió en el blanco de diversas teorías y especulaciones al punto que hasta una periodista le dedicó una investigación especial para dar con el culpable.

Un padre secreto.

Sin embargo, Erika se esperó trece años para revelar la identidad del padre de su hijo, quien resultó ser el arquitecto Ernesto Zedillo Jr, el cual, de acuerdo al testimonio de la actriz, decidió abandonarla en el mismo momento en que ella le comunicó la noticia de su embarazo.

Él decidió que no quería tener nada que ver con ella ni con el niño y fue entonces cuando Erika se refugió en su propia madre, quien en un principio se mostró sumamente molesta, pero con el tiempo se convirtió en un pilar indispensable tanto en su vida como en la de Nicolás.

Una ilusion apagada.

Erika tuvo a su hijo a los 40 años y se convirtió en madre soltera, pero hizo un excelente trabajo; sin embargo, años después, confesó que le hubiera encantado volver a convertirse en madre para darle un hermanito a Nicolás, pero el mal sabor de boca con Ernesto le duró para largo y decidió dedicarse solo a su único hijo.

Fue mucho temor, me hubiera encantado si hubiéramos tenido una familia un poquito más regular o sólida, pero si no, no importa, estamos muy felices los dos.

Erika no se arrepiente de haber criado a Nico por sí sola y le hubiera encantado acrecentar a su familia, pero el destino le tenía preparado otros caminos, los cuales han sido bastante satisfactorios para la actriz.

Yo tuve a Nicolás ya grande, de 40 años. Entonces volver a embarazarme, volver a empezar, claro que podía, pero yo decidí no querer, mejor no.

De igual manera, Erika encontró el amor nuevamente después de su relación con Ernesto, pero decidió dedicarle todo su tiempo y atención a Nicolás, por lo que esa relación tampoco pudo ser.

Después tuve otro novio, no me fue muy bien y ya no quise, me dediqué a mi carrera y a mi hijo y la verdad ya no quise abrirme al amor.

Una pregunta incómoda.

El pequeño Nicolás ya no es tan pequeño, pues se ha convertido en todo un adolescente y como tal, la curiosidad ha invadido su mente, por lo que, como era de esperarse, el joven le preguntó a su mamá si había sido producto de un error, por lo que Erika se tuvo que sincerar con él y hablarle con la verdad.

Yo siempre se la contaba ‘esta era una vez…’ y entonces el otro día comiendo me empezó a cuestionar […] y le dije lo que sucedió y cómo fue. Y entonces decía: '¿De veras, mamá? ¿Soy producto de una casualidad? ¿Soy un producto de una equivocación?'. O sea, él estaba como muy preocupado [de que] era producto de qué y le causaba un poco de gracia. Pero lo tomó muy tranquilo.

La realidad es que Erika ha demostrado ser una guerrera y una excelente madre, dispuesta a darlo todo por su persona favorita, el pequeño Nico. Es una lástima que no haya podido darle un hermano, pero estamos seguros de que a pesar de todo, ella se encuentra muy satisfecha con la vida que ha escogido vivir.