Ceci Galliano y Sebastián Rulli tuvieron una absurda batalla legal de 3 años por una camioneta

Celebridades

July 4, 2019 20:11 By Fabiosa

Sebastián Rulli y Cecilia Galliano fueron una de nuestras parejas favoritas cuando se casaron, pero desafortunadamente el amor les duró poco porque en 2011 este par nos hizo presenciar uno de los divorcios más trágicos en el mundo del espectáculo donde, por supuesto, el que más sufrió fue su pequeño hijo, Santiago.

A pesar de que al final lograron limar sus asperezas y encontrar un punto de equilibrio para poder velar por el bienestar de su hijo, Rulli tenía un as bajo la manga para demandar a Cecilia y así poder batirse en una batalla legal nuevamente. Esta es la historia de tan absurdo duelo que duró tres años.

¿Quién se queda con la camioneta?

Todo comenzó cuando Sebastián decidió vender una camioneta de lujo que Cecilia le había obsequiado como un regalo; sin embargo, ella no había firmado la factura de dicho automóvil, por lo que Rulli no tenía los permisos para efectuar tan precipitada transacción.

De modo que se batieron a duelo no en un juicio de primera y segunda instancia, sino que hasta sacaron un amparo, que favoreció a Ceci, obligando a Sebastián a entregar la camioneta ante un notario público, pero sin adjuntar la factura original documento que había impedido concretar el proceso legal por completo.

No obstante, los abogados de Cecilia explicaron que más allá de ser un tema económico, se trataba de una batalla de género donde las mujeres habían salido victoriosas:

Simplemente se cumplió el juicio al final. Como siempre lo dijimos, Cecilia Galliano lo ganó y esto es el resultado. Esto le ha acarreado a ella tres años de defenderse y no es un tema económico, sino de defender a las mujeres. Hoy es victoria al final.

Es una cuestión de honor.

Para Cecilia, esta batalla significó mucho más que el simple hecho de ganar un bien material, ya que costear su defensa afectó el patrimonio de sus hijos y además demostró que Sebastián mentía porque, al final, contrario a lo que él alegaba, la camioneta no es suya.

Lo único que hizo fue sacarle dinero a mis hijos y darle un mal ejemplo a su hijo Santiago. ¡Las mujeres arriba! Yo siempre dije la verdad.

Aunque al final Ceci decidió que no le interesaba la camioneta...

No quiero cerca esa camioneta. Vamos a hablar con mi abogado. En un momento la idea fue donarla, venderla, no sé, es lo que menos me interesa, no me interesó nunca la camioneta. Gracias a Dios, soy una mujer trabajadora y nunca le ha faltado nada a mis hijos y una camioneta no me hace la diferencia.

¿Final feliz?

Aunque muchos no entendieron las razones de Cecilia ni verdaderas las motivaciones de Sebastián para librar una desgastante batalla legal durante tanto tiempo, nos alegra poder comprobar que han dejado eso en el pasado; Sebastián rehizo su vida y actualmente mantienen una relación cordial y anteponen el bienestar de Santi por sobre cualquier cosa.

¿Tú qué opinas? ¿Cecilia hizo bien en pelear por una camioneta que no quería pero que significa evidenciar las malas intenciones de Sebastián o debió de haber dejado que el actor la vendiera para evitarse el mal trago?