CELEBRIDADES

El triángulo amoroso de Ludwika Paleta con Pablo Montero mientras seguía casada con Plutarco Haza

Date July 8, 2019 17:57

Ludwika Paleta es una de las actrices más queridas del mundo del espectáculo mexicano. Ahora, la guapa rubia, nacida en Polonia, está casada con Emiliano Salinas Occelli, el hijo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, y su ceremonia matrimonial fue considerada como la boda del año debido a su exclusividad y lugar para celebrarlo: la Hacienda Tekik de Regil en Timucuy, Yucatán.

Sin embargo, este no es el primer evento o matrimonio que da de qué hablar en su vida, ya que Ludwika ha estado bajo el escrutinio público desde muy joven, a los 11 años comenzó su carrera actoral, por lo que aún recordamos su mediatizada separación con Plutarco Haza, su primer marido.

Ludwika y Plutarco.

Tras nueve años de matrimonio y un hijo en común, Nicolás, en 2008 la pareja anunció a los medios su separación definitiva en medio de fuertes rumores de infidelidad por parte de los dos. Sin embargo, según el propio Haza, los problemas iniciaron tras el difícil nacimiento de su hijo y la depresión posparto que Ludwika sufrió en 2000, cuando se salió de la casa que compartía con ella.

Pronto comenzaron las infidelidades, la más conocida con Ana de la Reguera, y tras una separación y reconciliación, la pareja se divorció.

El amorío con Pablo Montero.

Ludwika conoció a Pablo Montero en la telenovela Duelo de Pasiones de 2006 y la química que había entre la pareja desató fuertes rumores sobre una supuesta relación, ya que aparecieron fotos de ella y su coprotagonista en los medios. Tras consolarse en los brazos de la actriz de teatro Fernanda Castillo, Plutarco intentó reparar su relación pero:

A pesar de amarnos tanto, estábamos tan lastimados que era muy difícil regresar.

Aunque intentaron reconciliarse, un video que mostraba a Paleta y Montero besándose en un restaurante confirmó los rumores y terminó lo que quedaba del tormentoso matrimonio.

Un frío desenlace.

Ahora, Plutarco Haza se convirtió en padre por segunda ocasión, mientras que ella tiene un par de mellizos que nacieron en 2017. A once años del divorcio, y para sorpresa de muchos, la relación entre Ludwika y Plutarco se ha enfriado, al punto que ya no se dirigen la palabra.

Durante la infancia de Nicolás mantuvieron una relación cordial por el bien de su hijo, aunque el actor la definió como de "negocios", donde el negocio era su hijo. Ahora que su hijo es mayor de edad y radica en Toronto, cada uno ha seguido por caminos diferentes, porque como Plutarco concluyó:

Ella y yo nunca creamos una amistad.

A pesar de que cada quien siguió su camino, nos alegra comprobar que fue así como encontraron la felicidad y estabilidad en sus vidas. A veces separarse es la mejor solución y en el caso de Ludwika y Plutarco, no hubo mejor opción.