ANIMALES

Pescador se volvió frenético al pescar una langosta multicolor, de las que sólo hay 1 en 1 millón

Date July 2, 2018 19:51

Una langosta particular, de un color similar al del algodón de azúcar, capturada cerca de la bahía de Maine, se ha vuelto la sensación de las redes sociales luego de que la salvasen de terminar en una olla y la llevasen a vivir en un acuario canadiense. El animal 900 gramos, conocido como Kucly, fue capturado por el pescador canadiense Robinson Russell a las afueras de la isla Grand Manan en New Brunswick.

Robinson Russell ha sido pescador de langostas en Grand Manan durante 20 años y afirma que ha visto langostas azules, amarillas y hasta de 9 kilos, pero que jamás había visto una langosta multicolor. Este hallazgo fue extremadamente inusual para él. Tal como lo ha hecho durante mmuchos años, Russell se encontraba pescando en la bahía de Fundy en compañía de 5 hombres a bordo de su barco, El Guardián.

Estábamos subiendo las trampas cuando uno de los chicos dijo: “¡Vaya! Miren esto. Todos dejamos lo que estábamos haciendo para ir a ver qué era.

Quizá te interese: Un asombroso descubrimiento se ha hecho en los bosques radioactivos de Chernóbil

Russell afirma que las langostas blanco, a las cuales les falta pigmento en sus caparazones, son las más difíciles de encontrar. De acuerdo con el Instituto de Langostas de la Universidad de Maine, las posibilidades de encontrar una langosta albina son de 1 en 1 millón; sin embargo, Robert C. Bayer sostuvo que éste es apenas un estimado.

No hay estadísticas firmes al respecto. Es estrictamente un cálculo.

Bayer también manifestó que es más fácil ganarse la lotería que encontrar a una langosta blanca. No obstante, el ejemplar que Russell encontró es casi traslúcido, con pequeñas marcas azules. La Asociación de Pescadores de la Costa de Maine considera que estas langostas sufren de una condición genética conocida como leucismo, una pérdida parcial de la pigmentación. Éstas son aún más escasas.

Los pescadores también pensaron que era genial. Tampoco habían visto una nunca.

De igual modo, explicó que las langostas de colores extraños, a pesar de que son inusuales, siguen siendo comestibles. La mayoría de las langostas tienen, originalmente, un color marrón que se vuelve rojo una vez las cuecen. Pero los especímenes poco comunes pueden ser azules, anaranjados, amarillos, calicós o incluso bicolores.  

Luego de encontrar la langosta extraña, la cual mide aproximadamente 38 centímetros de larga, Russell decidió ponerle un nombre y se inclinó por Lucky, “afortunado” en inglés, pues sostienes que cualquiera que sea 1 en 1 millón debe considerarse bastante afortunado. El nombre parece ajustarse a él perfectamente.

La verdad es que este hombre necesita empezar a comprar billetes de lotería para seguir probando su suerte. En cualquiera de los casos, ahora el estupendo ejemplar puede ser apreciado por cientos de canadienses. No cabe duda de que las maravillas de la naturaleza es lo más sagrado e incomparable que hay.

Fuente: Tap Haps

Quizá te interese: La ciencia confirmó que animales híbridos como la mula y el ligre son oficialmente nuevas especies