ANIMALES

Iban a sacrificar a esta cachorrita porque pensaron que era paralítica. La vida le cambió en minutos

Date July 4, 2018 22:37

A veces los seres humanos se enamoran del aspecto físico y no ven el sentimiento de los animalitos cuando pasan por algún momento de dificultad en la salud. Ese fue el caso de una cachorrita llamada Bo que casi muere porque su dueño quería dormirla por creer que padecía de una parálisis incurable.

Es muy lamentable y doloroso ver cuando un humano que realmente no quiere a su mascota lo abandona de una manera casi que trágica. Lo peor de todo es que a pesar de las grandes campañas de concientización que se siguen haciendo, aún existen personas que se enamoran de lo gracioso que pueden ser los perros o gatos cuando son cachorros, pero cuando surgen los problemas los expulsan de su propio hogar.

La pequeña Bo desde sus primeros signos de vida tuvo problemas para moverse, pero su dueño nunca tomó cartas en el asunto, solo que a medida que la cachorrita crecía el daño era más notorio, tanto que su dueño llegó a pensar que quedaría paralítica y al pensar que eso le podría causar sufrimiento decidió llevarla al veterinario para que le aplicaran la eutanasia.

Bo la dejaron en manos del veterinario para que se le aplicara lo acordado, por lo que el veterinario decidió ponerle una vía intravenosa para luego aplicarle la eutanasia. Sin embargo, como intuición de experto en trato con animales, el veterinario tuvo el instinto de querer averiguar cuál era el verdadero padecimiento de la perrita. Además, sería muy poco ético proceder a una eutanasia sin tener un motivo médico suficientemente válido.

La raíz de los problemas de Bo era que padecía de hipoglucemia, lo que a su vez le afectaba las articulaciones y le reducía la movilidad en gran medida. En otras palabras, el bajo nivel de azúcar en la sangre le provocaba tanta debilidad que los síntomas que mostraba eran similares a los de parálisis.

 

Quizá te interese: Este cachorrito rescatado fue llamado Frodo porque sobrevivió a un infierno equiparable con Mordor

 

Cuando el veterinario descubrió que era hipoglucemia, le administró el tratamiento necesario y Bo se recuperó en cuestión de días. Quién diría que una cachorrita que estaba a punto de ser sacrificada se recuperaría en tan poco tiempo. ¡Vaya error el que se pudo cometer!

Luego, Bo fue trasladada a una asociación protectora de animales, donde siguió recibiendo su tratamiento para la hipoglucemia y se fue recuperando con el tiempo.

A pesar de que esta cachorrita mostraba mucho miedo ante cualquier contacto con los humanos, poco a poco fue ganando confianza en la asociación donde la cuidaron. Además, le cambiaron el nombre a Bella y fue tanto el amor que le dieron que el ánimo y el espíritu de esta peludita de cuatro patas cambió por completo.

En poco tiempo le consiguieron a Bella un nuevo hogar y ahora juega y corre incansablemente y se le ve muy feliz. Sin duda ya no es aquella cachorrita que le tenía tanto miedo a la gente.

Gracias a la pericia de este veterinario, pudo salvar una vida en vez de acabarla. Ahora Bella puede vivir la vida que se merece junto a una familia que le calor de hogar y ella le sabrá retribuir con el cariño y fidelidad que todo perro sabe dar.

Fuente: Newsner

Quizá te interese: El “perrito” de Messi dejó atrás sus días de cachorrito adorable. Ahora es un gigante hermoso