Un perro de servicio muy fiel recibió un diploma honorífico de una universidad de Nueva York

La junta directiva de una universidad honró a un golden retriever de 4 años de edad durante una ceremonia de reconocimiento hace unos pocos días atrás. ¿A qué se debió esto?

Historia que conmueve.

Brittany Hawley es una hermosa estadounidense de 23 años que fue diagnosticada en su adolescencia con el síndrome de distrofia simpática refleja o CRPS/RSD. Los síntomas de la enfermedad neurológica crónica incluyen un terrible dolor que se prolonga por todo el cuerpo, genera cambios en la temperatura y color de la piel. Este mal, a menudo se manifiesta después de una lesión.

A pesar de esto, Hawley nunca se rindió en sus estudios y quiso superarse como fuera lugar. Por ello, esta chica trabajó arduamente para obtener su maestría en terapia ocupacional en la Universidad Clarkson en Potsdam. No obstante, ella no podía asumir todo este camino estando sola, así que acudió a Paws4Prisons, una organización que enseña a reclusos de las prisiones de Virginia Occidental a entrenar a perros de servicio, con el fin de conseguir un fiel compañero que la ayudara a superar sus obstáculos.

Según las palabras de la chica, desde que vio a Griffin supo que lo que había entre ellos era amor a primera vista:

Los reclusos permiten que los perros se acerquen y dejen sean ellos quienes elijan. Algunos perros le temían a mi silla de ruedas, pero Griffin saltó a mi regazo y me lamió la cara como si estuviéramos destinados a estar juntos.

 

Quizá te interese: Mira lo que se encontró esta perrita en la playa fría y pedregosa - ¡Salvó su vida!

Desde entonces, este par se volvió inseparable y trabajaron en equipo para lograr terminar con éxitos todas exigencias académicas del programa de postgrado. Mientras que Hawley se dedicaba a estudiar, Griffin servió como su perrito de movilidad durante dos años y medio, y la ayudó a recoger objetos que se caían al piso, abrir puertas, encender las luces y acercarle las cosas que necesitaba. Esta pareja disfrutaba cada día juntos como si fueran el perrito que pasó 9 meses sin ver a su amo hasta que al fin lo volvió a ver.

No obstante, una de las cosas que más reconoció esta joven profesional sobre como Griffin le colaboró para nunca rendirse fue con su fiel compañía, dado que en más de una ocasión sintió que ya no podía continuar por la ansiedad y la depresión, pero su perrito siempre estuvo allí para que no se sintiera sola:

Me sentí más independiente, más sociable, más extrovertida con él. Cuando creí que ya no podía más, él estuvo allí conmigo para consolarme. Por eso presioné desde el primer día en que terminé mis materias para que Griffin se graduara conmigo.  

Quizá te interese: Esta perrita embarazada nunca había estado al aire libre, y cuando la dejaron salir…

De esta manera y gracias a las constantes peticiones de Hawey, la junta académica de la Universidad de Clarkson decidió darle al animal un título honorifico y dedicar estas palabras el día del acto:

Griffin demostró un esfuerzo extraordinario, un compromiso firme y una dedicación diligente al bienestar y al éxito estudiantil. Por ello, recibe este diploma el día de hoy.

Ahora que ambos se han graduado, Hawley tomará el examen de la junta y cuando lo apruebe, se convertirá en una terapeuta ocupacional registrada y con licencia en Carolina del Norte, su estado de residencia.

En definitiva, nadie puede poner en duda que la función de los perros de servicio va mucho más allá que servir a sus humanos. Su compañía puede llevar a estas personas a hacer cosas increíbles, así como esta perrita que corrió 21 kilómetros junto a su dueño.

 

Quizá te interese: Los doctores le dijeron que su perrita tenía cáncer y el día de la operación hallaron otra cosa