ANIMALES

¡Valiente sobreviviente! El caso de un perro que nadó 220 kilómetros para ser rescatado en plataforma petrolera

Fecha 25 de abril de 2019

Cuando tienes que hacer algo, no importa qué tan cansado estés, simplemente darás todo para conseguirlo y más si se trata de mantenerte con vida, como le sucedió a este canino que estaba perdido en el mar y no, no se trata de una foca o una sirena.

Hablamos de un perrito que nadó 220 kilómetros hasta encontrar ayuda en unos trabajadores de una plataforma petrolera en Tailandia, los cuales no dudaron en salvarle la vida y ponerlo de vuelta en tierra firme sin chistar. Todo esto sucedió gracias a que al mar estaba en calma, ya que si hubiera habido marea alta probablemente no hubieran divisado al animal o éste no hubiera alcanzado a llegar tan lejos.

De acuerdo a la explicación de Vitisak Payalaw, uno de los trabajadores de Chevron Thailand Exploration and Production, alcanzaron a ver al perrito a lo lejos y, así, un equipo de hombres bajó una cuerda para asegurarla alrededor del can para poder jalarlo hacia ellos. Se sospecha que éste pudo haberse caído de un arrastrero de pesca.

Días después se entregó al perrito al puerto sur de Songkhla y fue llevado al grupo de protección animal llamado Watchdog Tailandia, quienes lo revisaron y lo encontraron en buena salud. Si nadie reclama al perro, uno de los trabajadores buscará adoptarlo. Por el momento lo bautizaron como Boon Rod o Survivor.

Otro caso de adopción en territorio internacional sucedió cuando un soldado estadounidense en Irak, Ken Wyrsch, conoció a un cachorro llamado Ollie, un perro callejero abandonado. El soldado Ken y Ollie se convirtieron en mejores amigos y, eventualmente, el perro le robó el corazón a todo el regimiento militar, por lo que Ken decidió adoptarlo y llevárselo con él a casa.

Recordemos que los perros tienen un gran corazón y también merecen ser amados y tratados con respeto. ¡Un aplauso para esas grandes personas que decidieron salvar a los animalitos y darles la oportunidad de seguir con vida!