El conmovedor momento en que un gatito perdido se reencuentra con su humana 11 años después

Animales

September 2, 2019 20:09 By Fabiosa

Un gatito perdido fue rescatado por personal de Dutchess County SPCA para después ir a dar con los brazos de su humana original, quien lo perdió desde hace once años. Afortunadamente esta historia tiene un final feliz pero las cosas comenzaron hace tres años, cuando Carol O'Connell lo vio acercarse a su casa.

De acuerdo al testimonio de Carol, el gatito se asomaba a su hogar constantemente, de modo que pudo identificarlo y así darse cuenta de que había algo curioso con él.

Cada año se aparecía frente a mi casa y se veía cada vez peor, de modo que hice todo lo posible por ganarme su confianza hasta que pude acercarme y darme cuenta de que traía un chip. Entonces pensé, o está perdido o se escapó y gracias a los datos del chip pudimos dar con sus dueños.

Un emotivo encuentro.

Fue así como Carol localizó a su dueña original, Maggie Welz, quien explicó que Tiger, el felino, llevaba perdido más de un año cuando alguien dejó abierta la puerta por accidente y este escapó al instante. ¿Te imaginas su emoción al reencontrarlo?

Teníamos el corazón roto y entonces decidimos mudarnos de casa a unas diez casas lejos de ella. De hecho le pedimos a los dueños que echaran un vistazo por si regresaba, pero jamás sucedió.

Sin embargo, Maggie siempre mantuvo viva la esperanza de volver a ver a Tiger, no está segura cómo pero simplemente sabía que tendría que regresar a su vida.

Sabía que regresaría a casa, tenía que regresar a mí.

Otra conmovedora historia.

Es importante nunca perder la esperanza porque así como le sucedió a Maggie con Tiger, también le sucedió a una familia que perdió a su perrita, Bambi, la cual escapó durante una noche de tormenta pero afortunadamente también poseía un microchip gracias al cual la localizaron 4 años después.

Por eso es de suma importancia registrar a tu mascota y por supuesto, tener gran cuidado al cerrar las puertas de tu hogar, así como al sacarla a pasear, ya que uno nunca sabe que podría provocar que se eche a correr y no regrese jamás. Nos alegramos en demasía por Maggie y Tiger y esperamos que hayan aprendido la lección.