ANIMALES

Un perro hambriento y sediento prefería enterrar su comida que comerla por una desgarradora razón

Date April 27, 2018 22:01

Nadie pone en duda que Megan Rose ama a los caninos infinitamente. De hecho, su perfil de Instagram dice lo siguiente: “Sólo quiero amar a Jesús, tomar siestas y compartir con mis mascotas”. Sin embargo, incluso con este amor empedernido por los perros y animales, la chica nunca imaginó lo que le esperaría cuando ella y su novio hicieron un viaje a la República Dominicana.

En una entrevista para un famoso blog de mascotas, la chica contó su historia:

Mi novio y yo caminábamos por la playa y estábamos como a unos 20 minutos del lugar al que queríamos ir cuando yo le dije: “apuesto a que hay un perro por allí”. El me respondió: “No vayas allá, no es para eso que estamos aquí”.

 

Rose, sin embargo, decidió mirar esa extraña silueta que se movía y descubrió a un perro de pelo corto con marcas blancas y negras. Su primer acercamiento al cachorro, al que llamaría más adelante Rumba, estuvo marcado por un comportamiento extraño.

La joven se dio cuenta de que Rumba tenía mucha hambre y sed. Así que ella y su novio fueron a un buffet, recogieron comida, la cortaron y esparcieron en la arena frente al perro.

Lo normal hubiera sido que Rumba se hubiera abalanzado sobre ellos, pero el perro no hizo nada de eso. Según la chica, esta fue su reacción:

Ella tomaba un pedazo y lo enterraba a tres metros de distancia. Luego, volvía y tomaba otro, lo enterraba a otros 3 metros de distancia. Y se tumbaba a nuestro lado.

 

Quizá te interese: Angelito con patitas: a pesar de ser sordo y casi ciego, rescató a una niña de 3 años perdida en el bosque

Cuando Rose se dio cuenta de por qué Rumba se comportaba de manera tan extraña, la triste verdad de la situación le rompió el corazón. Resulta que la perrita no estaba enterrando comida porque no tenía hambre. Todo lo contrario, lo hacía por si acaso no podía encontrar más después. Esto causó gran conmoción en la chica:

Empecé a llorar, y estábamos como, OK, esto es todo. Tenemos que averiguar cómo sacarla de aquí.

Rose originalmente planeaba enviar a Rumba a Nueva York y encontrar un hogar de acogida para ella y, gracias a la ayuda de un refugio local, la llevó a los Estados Unidos. No obstante, su plan se vino abajo tan pronto como Rumba salió de la caja de envío:

Abrimos la caja y Rumba saltó y me orinó encima. Nunca había estado más emocionada de que me orinaran encima.

 

La pareja ya tenía dos perros, pero decidieron quedarse con Rumba. Rose sabe que fue la elección correcta.

En definitiva, el amor de esta pareja por los animales es digno de admirar. Pocas personas son capaces de sacrificar sus vacaciones con tal de ayudar a un animal que necesite de cariño y protección.

Fuente: Westernjournal

Quizá te interese: Una foca a punto de morir fue hallada en el Reino Unido con un objeto que causó mucha indignación