Esta perra recibió dos disparos en la cabeza, pero sobrevivió y ahora busca un hogar

Animales

September 22, 2018 01:38 By Fabiosa

Aunque parezca increíble, una perra que recibió dos impactos de bala y que quedó con una mandíbula rota y casi colgando de su cabeza sobrevivió gracias a la ayuda de dos personas que le demostraron a este animal que los humanos somos mucho más que seres crueles y oscuros.

Los dueños de la casa de rescate Coco, Amber y Dave Burrus, quedaron impactados al ver una publicación en línea en la que se mostraba una perra callejera que no sólo no era deseada, sino que además le habían disparado dos veces.

Una de las balas estaba localizada detrás de su ojo, mientras que la otra le había sacado la mandíbula. Por tal razón, esta última quedó completamente dislocada y era absolutamente inútil para ella en todo sentido.

 

La pareja sintió con todo el dolor de su alma este terrible caso de abuso animal y decidió hacer algo para cambiar el destino de esta perrita. En efecto, entraron en acción y manejaron cuatro horas hasta el condado de Terry en Misisipi, Estados Unidos, para tratar de salvarla.

 

Quizá te interese: Esta pequeña quiso sacar a caminar al perro, pero a luego se le ocurrió algo mejor...

 

Una vez en allí, no fue tan fácil dar con el paradero del animal. Así que, después de un día de ardua búsqueda, pudieron dar con su ubicación, subir el perro a su vehículo y llevarlo inmediatamente a un veterinario para que lo evaluaran. No obstante, antes de llegar al médico, la pareja decidió llamar a la perrita Ariel.

El veterinario confirmó que le habían disparado dos veces, que una de las balas le rompió la mandíbula y que el otro proyectil aún estaba alojado detrás de su ojo. Después de una cirugía de 6 horas y media, Ariel está ahora en camino a la recuperación. Su mandíbula fue reconstruida por los cirujanos y desde entonces ha podido comer alimentos blandos.

El proceso de reconstrucción ósea no fue para nada sencillo, pero tampoco imposible. Los médicos encontraron un buen hueso en su mandíbula e hicieron un injerto para reconstruirla. Además, crearon un accesorio exterior que le permitirá a Ariel volver a comer por sí misma. De esta manera, la perrita se está recuperando después de que muchos no le vieron ninguna esperanza.

En definitiva, si bien es cierto el maltrato animal es uno de los peores males que vive la humanidad en la actualidad y es inaceptable desde cualquier punto de vista, es imposible negar que hay casos como este en el que la crueldad pareciera no tener fronteras. Por suerte, la bondad y la generosidad son también rasgos intrínsecos en las personas y siempre estarán allí para salvar la vida de animales como Ariel.

Fuente: Coco's House Senior Sanctuary and Rescue / Facebook

Quizá te interese: "Un perro, otro perro, más perros": este divertido abuelito nos enseña cómo “leerle” un cuento a un bebé