Un perrito sin patas delanteras iba a ser sacrificado. Una pareja decidió cambiarle la vida

En el mundo es muy común ver gestos de rechazo hacia lo que es diferente. Eso sucede con las costumbres, las personas y hasta con los animales. Cuando un animal nace con alguna discapacidad, a veces su propia madre lo rechaza, otras veces, los veterinarios recomiendan sacrificarlo porque tendría muchas dificultades para llevar una vida “normal”.

Lo mismo ocurre con los animales que sufren algún accidente. Según estadísticas, ocho de cada diez perros que pasan por alguna experiencia de este tipo son sacrificados, pues sus dueños no quieren comprometerse a cuidar un animal discapacitado. Y los refugios que reciben a estos animalitos aseguran que solo el 1% logra ser adoptado.

Nubby es un hermoso bóxer blanco que nació sano, pero con una discapacidad física: no desarrolló sus patas delanteras. Debido a esto, le costaba mucho trabajo alcanzar a su mamá para alimentarse, como lo hacían todos sus hermanitos. El veterinario, luego de examinarlo, concluyó que el cachorro no iba a poder valerse por sí mismo y recomendó ponerlo a dormir.

Pero sus dueños no quisieron tomar esta difícil decisión y decidieron contactar a la organización W.E.A.R.Strong, que se dedica no solo al rescate de animales, sino a educar sobre este tema. Lou Robinson y su esposo, fundadores de la organización, no lo dudaron ni un minuto y aceptaron hacerse cargo del pequeño cachorrito.

Quizá te interese: Perro abandonado es ciego de nacimiento y llora siempre que está solo

La pareja de Houston, Texas, alimentaba a Nubby con un biberón y, aunque en un principio pensaban que quizás no lo lograría, el cachorrito estaba creciendo día tras día. Logró abrir sus ojos y ya comenzaba a emitir pequeños ladridos, pero un día notaron que Nubby no quería comer y cuando intentaban darle el biberón, le salían pequeñas burbujas de leche por la nariz.

Lo llevaron al veterinario y descubrieron que tenía una anormalidad en el esófago, que no permitía que la leche pasara. No sabían qué tan grave era el problema, pero el cachorro fue alimentado de manera intravenosa y logró recuperar su energía.

Actualmente Nubby tiene casi dos años de edad y se encuentra muy bien de salud. Aprendió a caminar en sus dos patas traseras y también dispone de un soporte con ruedas para hacerlo más fácilmente. “Lo importante es que es verdaderamente feliz, tenga patas o no”, expresó Lou.

Los Robinson da clases a la comunidad sobre cómo cuidar a los animales. El lema de su fundación es: “diferente no es igual a desechable”. Con el caso de Nubby, han educado a los niños sobre la aceptación de las diferencias y les han enseñado que ser diferentes no tiene nada de malo.

Cuando se trata de adoptar una mascota, los perros y gatos con discapacidad son los más rechazados y, en muchos casos, simplemente son sacrificados porque nadie se hace cargo de ellos. Si quieres hacer la diferencia y adoptar una mascota discapacitada, estarías haciendo una gran labor y, de seguro, no te arrepentirías. Sin embargo, debes tener en cuenta algunas consideraciones:

1. Compromiso.

Ten en cuenta que cuando adoptas a un animal, lo estás adoptando para toda la vida, aunque no todos los momentos sean color de rosa. Es recomendable que te asesores con un veterinario acerca de los cuidados especiales que podría necesitar un animal con su condición.

2. Espacio adecuado.

Asegúrate de que tienes un espacio apropiado para que la mascota viva cómodamente y no corra peligros. Si se trata de un animal con discapacidad, es probable que tengas que adaptar algunos espacios para él.

3. Tiempo para dedicarle.

Considera que al tener una mascota debes disponer del tiempo necesario para cuidar de ella, bañarla, llevarla al veterinario, pasearla y también para jugar un rato y hacerle compañía.

4. Gastos.

Antes de adoptar, saca tus cuentas para asegurarte de que puedes cubrir los gastos de una mascota. Debes comprar su alimento, vacunas, consultas y probablemente cubrir algunos tratamientos. En ciertos casos, una prótesis podría ser útil para facilitar sus movimientos.

5. Paciencia.

Al adoptar a un animal con discapacidad, probablemente necesites un poco más de paciencia para ayudarlo a adaptarse a su condición y a realizar ciertas actividades. Bríndale todo tu cariño y amor.

Si estás pensando en adoptar una mascota, no te olvides de estos pequeños, que aunque son rechazados por muchos, suelen ser los más agradecidos y cariñosos. Ten por seguro que ellos te sabrán devolver tus cuidados con todo el amor y la entrega que te tendrán.

Fuente: Relay Hero

Quizá te interese: Este perro perdió la visión de ambos ojos. Pero el amor le dio una segunda oportunidad...

Recomendamos