ANIMALES

10 Situaciones que indican que tu perrito está disgustado o bravo contigo

Date April 20, 2018 17:49

Muchas veces tenemos al perrito de casa y no sabemos comprender sus acciones. Sus comportamientos siempre nos dicen algo y, hoy, queremos compartirte 10 señales de la mascota de casa para demostrarte que está molesto, triste o disgustado contigo.

1. Cuerpo rígido.

Este es uno de los síntomas más alarmantes de que tu perro está muy disgustado. Si su cuerpo está rígido y su espalda es como una tabla puedes estar seguro de que se siente agraviado y está listo para pelear. Es bueno darles su espacio, para que no se sientan acorralados, pues podrían sentirse en peligro y atacar.

2. No hace contacto visual contigo ¡Te ignora literalmente!

A los perros les gusta buscar contacto visual para ganarse tu atención. En cambio, si ves que él no te mira o cambia comportamientos como el lugar donde duerme solo para evitar tu mirada, obviamente, está muy disgustado por algo. En este caso, varios especialistas recomiendan buscar un momento de tregua y, con calma, tratar de acercarse a él dándole confianza.

3. El perro orina sobre tus zapatos u otro objeto personal de tu agrado.

Los perros también aprenden a conocerte. Tú eres su ser especial y llegan a estar al tanto de todas tus cosas. Por eso, es normal que cuando estén molestos contigo (sobre todo si has tenido un comportamiento agresivo), hagan pis sobre algún objeto personal que te vea usar con frecuencia, como los zapatos. En este caso, es mejor que optes por un regaño moderado, que no implique gritos o conductas que lo hagan estresarse más.

4. Cuando no respeta voces de mando.

Generalmente educamos a nuestro perrito con voces de mando para que se siente, camine, coma, etc. Cuando nuestra mascota no respeta estas señales que ya conoce previamente, es porque algo anda mal. Según varios especialistas esto suele ocurrir cuando estamos estresados, disgustados o tristes, pues nuestro perro se ve influenciado por nuestro estado de ánimo.

5. El perro lame su boca sin que haya comida cerca.

Si este comportamiento se vuelve habitual en el perrito sin que esté en contacto con golosinas, esto puede indicar que él está disgustado con abrazos o exceso de cariño de personas que no le son gratas o conocidas. Es mejor que cuides las muestras de cariño que las personas le dan a tu mascota.

Quizá te interese: Los perros que se quedan ciegos también pueden ser felices: Formas de ayudarlos a enfrentar su nueva vida

6. Cola metida entre las patitas.

Cuando un perro se asusta es normal que meta su cola entre las patas. Sin embargo, si esto se convierte en un comportamiento frecuente, debes prestar atención a tus formas con él, sobre todo en los regaños. En este caso, es mejor que tomes calma y hables le bien despacio y con suavidad, para que no se sienta agredido o herido.

7. Bostezos continuos.

Muchas personas piensan que cuando un perro bosteza es porque tiene sueño y algunos especialistas en comportamiento animal afirman que esto no es así. Cuando este comportamiento es habitual, y la mascota bosteza con mucha frecuencia, eso significa que está estresada o molesta con alguna situación. Lo mejor es prestar atención, para poder comprender lo que verdaderamente le ocurre.

8. Está gruñendo sin causas aparentes.

A veces pensamos que nuestro perrito es tonto y que le ladra a cualquier situación. Sin embargo, el gruñido es un comportamiento que no debemos dejar por alto cuando se hace frecuente. Puede deberse a algo que realmente le disgusta o enoja. En estos casos, es mejor que no respondas con agresividad, pues puede tratarse de una forma de defenderte a ti mismo, en todo caso, es mejor que prestes atención a la situación que lo está estresando.

9. Puedes ver la parte blanca de sus ojos.

Esto quiere decir que tu perrito tiene los ojos muy abiertos y los motivos pueden ser variados, pero ninguno es de felicidad o complacencia. Puede tratarse de tristeza, alguna enfermedad o molestia. Uno de los casos más frecuentes de este tipo de comportamiento es cuando no lo has alimentado y tiene hambre.

10. Cuando el aullido se convierte en un comportamiento típico.

Generalmente los perros no aúllan en vano, pero cuando los dejas solos suelen volverse muy llorones. En estos casos, es mejor que dediques algunos momentos del día a prestarle atención especial, a que jueguen y le enseñes nuevos trucos, así le mostrarás que cuando aúlla no se resuelve la situación y también le estarás quitando estrés.

¿Qué te parece? Seguramente podrás identificar más de un comportamiento de este tipo en tu perrito. Recuerda que ellos pertenecen a ti, y tú eres el máximo responsable de su salud mental y física.

Fuente: Reader´s Digest

Quizá te interese: 7 Consejos para mejorar la calidad de vida de los perritos y hacer que vivan muchos años más