Esta perra salvó a su amiga del machismo y la violencia de género ¡Al fin puede ser feliz!

August 27, 2016 09:27 By Fabiosa

La violencia en la familia es algo que no puede ser normal y que nunca puede ser aceptable. El hogar, ese lugar que está destinado a hacernos sentir seguros y que es para que podamos estar en paz, se convierte en nuestro propio infierno. Y nadie, NADIE, debe permitir que eso pase.

Y es peor cuando se hace violencia de género contra la mujer, el dañar a la mujer solamente por ser mujer. Es un vicio tan destructivo como regular. Y puede destruir la vida de cualquier.

Salir es complicado, pero es posible. Esta historia es la de Vega Roble quien fue salvada de la violencia familiar y de género gracias a Lua, una pastor alemán.

Vega conoció a los 21 años a este hombre de quien se enamoró y parecía ser el hombre perfecto. Se mudó con él y en cuestión de horas se dio cuenta de la verdadera persona que era: un machista violento y explosivo. Fue violada, agredida, atacada física y psicológicamente. Intentaba escapar, pero él siempre la encontraba y la violencia era peor.

11 años después nació su hijo, Marcos quien también fue víctima de la agresividad de este hombre al punto que lo intentó asesinar. Cuando el pequeño tenía 3 años, Vega conoció a Fernando Soleto del proyecto ESCAN, dirigido a proteger a las mujeres víctimas con la ayuda de perros entrenados.

Estos canes reconocerían al agresor y lo tumbarían y detendrían dando el tiempo suficiente para que la víctima escape y pueda alertar a las autoridades. El perro no pretender ser violento, sino detener.

En este programa, Vega comenzó a convivir con Lua, una pastor alemán de 3 años. Lua no solamente fue entrenada sino que en la convivencia con Vega se convirtió en una querida amiga. Al fin tanto como Vega como Marcos podían sonreír y sentirse seguros, ya no vivían en ese infierno.

Fueron 2 años en que sintieron que eran una verdadera familia, disfrutaban sus días y eran, verdaderamente, felices. Fue triste que Lua muriera cumpliendo su trabajo, protegiendo a Vega y Marcos. Hoy están eternamente agradecidos con la pastor alemán y afortunadamente ya tienen a otra perra del ESCAN que los proteja y ame como Lua lo hizo.

Vega se ha dedicado los últimos años a hablar con mujeres víctimas de maltrato, a apoyarlas, a motivarlas a seguir adelante, las mueve a que se acerquen con el ESCAN y otras asociaciones protectoras. Pues es posible, lo importante es no dejarse vencer, saber que la violencia no es una forma de vida, saber que el machismo solamente es destructivo.

Vivir feliz no solamente es posible es algo que todas merecemos.

Fotos: Verne - El País