PSICOLOGÍA

El café no es solo una deliciosa bebida, también es un excelente fertilizante para la tierra

Date September 22, 2016 15:33

Si tienes un jardín y no sabes qué productos utilizar para fertilizar la tierra, te aconsejamos que pruebes con el café. Además de económico y ecológico, nos permite dejar de lado los químicos, que afectan tanto a nuestra salud como a la tierra del jardín que pretendemos cultivar.

labioguia

Las propiedades del café, rico en nitrógeno, magnesio y potasio, nos permiten utilizarlo como un fertilizante natural. Sin embargo, a pesar de sus propiedades, el café no puede utilizarse como fertilizante en cualquier planta, solo en aquellas que necesiten de un suelo ácido, como las rosas, los arándanos, las azaleas o las hortensias, entre otras.

imagenesderosas

¿Cuáles son las propiedades del café?

1. Nutre el suelo. Al poseer nitrógeno, el café ayuda a que las plantas crezcan y las lombrices se acerquen a la tierra, lo cual contribuye a mantener el suelo fértil. El nitrógeno es uno de los nutrientes primarios de las plantas.

labioguia

2. Ayuda a combatir las plagas. Al ser ácido, el café funciona como pesticida natural y ayuda a evitar algunas plagas como babosas, gusanos o caracoles. Además, la acidez se irá neutralizando a medida que el café se descompone.

3. No obstaculiza el drenaje. Como el café está molido, permite un buen drenaje.

labioguia

La sobra del café no debemos desperdiciarla, pues es la que usaremos como fertilizante. Se puede aplicar en polvo, espolvoreándolo alrededor de las plantas, o se puede mezclar el polvo con agua y dejarlo reposar durante toda la noche, de esta forma nos queda un fertilizante líquido.

labioguia

También podemos plantar café en la casa y así garantizamos tenerlo más cerca. Para hacer esto debemos:

1. Conseguir unas semillas de café y hacerlas germinar. Para ello, las colocamos en agua durante 24 horas. Luego sembramos la semilla a 2 ó 3 cm de profundidad y la tapamos con arena. Tardará en germinar aproximadamente 2 meses.

2. Colocar las semillas germinadas en tierra porosa a una profundidad de 4 centímetros. La planta deberá tener siempre una temperatura de alrededor de 25ºC.

3. Regar de manera generosa, pero no excesiva.

En poco tiempo tendremos la planta de café que no solo nos permitirá disfurtar de su aroma y belleza, sino también del exquisito sabor de la bebida y de sus múltiples usos.