RESRVE

¿Drogas, sacrificio religioso o desorden mental? Una joven de 20 años explica por qué se arrancó los ojos

Date April 5, 2018 13:46

Hace un mes, los parroquianos locales en una de las ciudades de Carolina del Sur se sorprendieron cuando encontraron a un adolescente afuera de la iglesia, gritando y sosteniendo un ojo humano en la mano.

Puede parecer algo sacado de una película de terror, pero Kaylee Muthart, de 20 años de edad, se sacó los ojos. Y ahora, ella quiere hablar sobre su experiencia para advertir a otras personas sobre el efecto que las drogas pueden tener en una persona.

Kaylee era un estudiante de excelentes calificaciones y soñaba con convertirse en una bióloga marina. Pero después de que perdió su trabajo y rompió con su novio de 2 años, la joven comenzó a fumar metanfetamina y tomar éxtasis. Kaylee era cristiana muy religiosa, y al usar drogas, pensó que podía acercarse a Dios.

Quizá te interese: Adicciones confesas y superadas de 9 artistas famosos del mundo del espectáculo mexicano

La chica sabía que era adicta e intentó en varias ocasiones detenerse, pero todo fue en vano. La madre de Kaylee se preocupó por el consumo de drogas de su hija y la persuadió para que ingresara en un centro de rehabilitación. Desafortunadamente, no reaccionaron a tiempo para enviar a Kaylee con los especialistas.

Kaylee compró aún más drogas y comenzó a alucinar. Mientras caminaba por las calles de su ciudad, de repente se le ocurrió que debería sacrificar sus ojos para salvar el mundo, y lo hizo.

Ahora, ella es ciega, con medicamentos y diagnosticada con trastorno bipolar. Pero, al menos, ella está contenta de todavía estar viva:

Me costó perder la vista para volver al camino correcto, pero desde el fondo de mi corazón, estoy tan contenta de estar aquí.

¿Este problema es común?

La autoenucleación es rara, con solo 50 casos documentados en los últimos 50 años. Las víctimas generalmente son conducidas por la psicosis y la pérdida de contacto con la realidad. Puede ser el resultado de diferentes trastornos mentales o abuso de drogas, especialmente metanfetamina.

Pero el problema puede prevenirse si la causa subyacente, como la depresión o algún trastorno psicológico, se trata lo antes posible.

Quizá te interese: Adicciones, obesidad y violencia son algunos de los efectos de la televisión en los niños