Un día, una mujer indigente se acercó a darle los buenos días, y desde entonces son grandes amigos

Inspiración

October 31, 2017 03:58 By Fabiosa

Greg Smith es fundador de Hybrid Athletes en Orlando, Florida. Su compañía ve por la salud y el bienestar de las personas a través del ejercicio.

Es muy común verlo de traje y caminando con actitud de hombre de negocios, eso ocasiona que en varias ocasiones se le acerquen personas indigentes pidiéndole alguna moneda.

Un día, se encontró con una mujer sin hogar que en lugar de pedirle dinero, solamente le sonrió y le dijo “Buenos días señor, que tenga un buen día, Dios lo bendiga”. Greg no esperaba escuchar esas palabras, así que comenzó una conversación con ella.

Así fue como empezó su amistad, comenzaron a verse todos los martes para comer juntos y platicar.

Fue entonces que Greg compartió esta historia con sus seguidores en Facebook:

Durante las últimas semanas, cada martes, Amy Joe y yo nos encontramos en la esquina de Pine Street y S. Orange Ave., en el centro de Orlando (ahí cerca trabajo y siempre estoy de arriba abajo). Cada día, durante una semana, veía a Amy Joe en esa esquina y nunca hizo más que saludarme y sonreírme, nunca me pidió dinero ni nada.

La semana pasada, Amy Joe me dijo algo que me cayó como un balde de agua helada: ella no sabe leer. Tampoco fuma, bebe o es adicta a alguna droga, ni nada por el estilo. Simplemente no ha tenido a nadie que le enseñe a leer. Por eso no le es tan sencillo encontrar trabajo, e incluso, cada moneda que puede conseguir la usa para sacar libros de la biblioteca que le puedan enseñar a leer. No usa el dinero para comida, lo usa para libros. ¡Prefiere aprender a leer y conseguir un trabajo antes que comer! Afortunadamente siempre he tenido una familia cariñosa que me ha dado todo lo que he necesitado y también he aprendido a ser generoso, Amy Joe no ha tenido esa suerte. Ahora, no nada más nos sentamos a comer, sino que también le estoy enseñando a leer. Cada semana rento un libro de la biblioteca y lo leemos juntos. Después, ella practica por su cuenta el resto de la semana.

Quizá te interese: Este indigente encontró un piano en la calle, y en ese momento...su vida inició de nuevo

Además de lo que hace Greg para enseñarle a Amy a leer, también le regaló un cambio de look.

Así lucía antes:

Así es como luce ahora:

A veces van al súper juntos y Greg le regala comida, bebida y algún otro gusto.

Estos posts no buscan que sientan lástima por Amy Joe, ni tampoco busco presumir lo que hago. Quiero compartir esto porque tal vez motive a alguien y decida ayudar a otra persona. Hay mucha gente menos afortunada que nosotros en necesidad de comida, cobijo o apoyo, incluso podría ser alguien de nuestra familia o alguna amistad. Siempre hay alguien a quien podemos ayudar.

Greg termina su carta con una poderosa pregunta:

Si algo de esto te ha hecho pensar, me encantaría que lo compartieras. Nadie sabe lo que puede hacer hasta que lo intenta. ¿Quién es tu Amy Joe?

Esta historia es muy inspiradora y nos pone a pensar... ¿qué hacemos por los demás? El mundo necesita más Gregs y nosotros podemos ser uno.

Fuente: Greg Smith / Facebook

Quizá te interese:

Ella vio a los paramédicos llevarse al indigente, entonces decidió tomar responsabilidad por su vida