Dos hombres dejaron las comodidades de la ciudad para tener una vida más tranquila lejos de todo y de todos

Inspiración

November 7, 2017 05:48 By Fabiosa

¿Has pensado en dejar la ciudad y construir una cabaña en el bosque? ¿Estarías dispuesto a dejar la comodidad que la ciudad ofrece para vivir en medio de la naturaleza? ¿Te atreverías a dormir sabiendo que la persona más cercana está a 5 o 10 kilómetros (o más)? Ciertamente, muchos de nosotros no podríamos dejar de golpe el estilo de vida que ofrece una ciudad rodeada de gente y servicios.

Aquí te mostramos 2 historias de hombres que han dejado todo por una vida más tranquila.

Dan Price.

Hace más de 20 años, el norteamericano Dan Price, cansado de correr detrás deL dinero, lo dejó todo y construyó una casa subterránea en medio del bosque.

Kirsten Dirksen / YouTube

Él produce la mayor parte de su alimento y compra sólo lo que es necesario. Pero Dan no es un ermitaño, él viaja y escribe artículos para sitios de aventura, lo que le deja alrededor de 400 dólares mensuales.

Kirsten Dirksen / YouTube

En el invierno, para huir del frío, deja su casa para ir a surfear en Hawai.

Kirsten Dirksen / YouTube

Quizá te interese: El paraíso existe y este hombre lo compró por 13 mil dólares

David Glasheen.

El millonario australiano, David Glasheen, era un hombre muy ocupado. Él desempeñaba el cargo de presidente de una empresa minera en Sydney, Australia. En 1993 llegó a la conclusión de que el dinero no significaba nada y que podía perderlo en cualquier momento. Además de ver todo su patrimonio evaporarse, perdió hasta los lazos amorosos: su esposa lo abandonó.

Ésto lo hizo tomar la decisión de irse a vivir en una isla remota con su perra Quasi.

Docastaway - Desert Island Experiences / YouTube

Pero, a pesar de la aparente distancia del mundo y de la sociedad, se mantiene activo en Internet y aún invierte en el mercado de valores.

Docastaway - Desert Island Experiences / YouTube

Son pocas las personas en el mundo moderno que están dispuestas a dejarlo todo para tener una vida más tranquila en un lugar remoto del mundo, donde el dinero no tenga (casi) valor.

Pero si no eres una persona tan aventurera como estos hombres, unas vacaciones alejado de todo no le caen mal a nadie ¿verdad? Si te pareció valiosa esta historia, ¡no dudes en compartirla con tus amigos y familiares!

Fuente: Meu Canto No Mundo

Quizá te interese:

Un ermitaño, “inspirado por sueños”, se dedicó ha esculpir un acantilado por más de 40 años