El actor Rafael Rojas decidió alejarse de la fama para vivir tranquilo y en paz

Estilo de vida y tendencias

October 12, 2017 22:55 By Fabiosa

Si bien para muchos entrar a la vida del espectáculo es un sueño, hay otros que pagarían por no estarlo. De hecho, están dispuestos a renunciar a muchas de las garantías económicas que este ámbito ofrece, a cambio de un poco de tranquilidad en la vida.

Ese es el caso de Rafael Rojas, un costarricense que triunfó en la industria del cine y la televisión mexicana. Si solamente decimos su nombre quizás no lo identifiquen. Sin embargo, al hablar de “Quinceañera”, “Teresa” o “Baila conmigo”, muchos recordarán a este hombre, cuyos ojos azules y talento para la actuación cautivó a la teleaudiencia.

Rafa adora la actuación, pero en algún momento de su carrera las cosas dejaron de marchar bien. Aunque tenía un excelente salario, trabajo seguro y constante, además de la fama, el acoso a que se encontraba sometido lo hizo reconsiderar sus preferencias.

“Teníamos muy buenos salarios, nos esforzábamos al máximo, nos divertíamos, jugábamos a no perder ese niño, jugaba al doctor, al policía, al ladrón en cada personaje. Pero luego las cosas comenzaron a cambiar… Fue todo un proceso tomar la decisión de salirme de todo lo que había sido mi vida hasta entonces, pero creo que tomé la mejor decisión”

A partir de los años noventa, la crítica del desempeño actoral dejó de ser lo más importante en los medios de comunicación, pasó a un segundo plano. Se tornó más interesante conocer los chismes y escándalos de personajes involucrados en el mundo del espectáculo. De este modo, personas como Rafa se vieron involucradas en mentiras y chismes que ponían en juego su vida personal.

Quizá te interese: Pasó de ser un cotizado actor de telenovelas a conducir un Uber y ¡está orgulloso de ello!

Para Rafa, esta fue la pieza clave para alejarse de los medios y comenzar una vida nueva. Se mudó a Cuernavaca, y ahí trató de mantener un perfil bajo que le permitiera equilibrar nuevamente su existencia.

Incluso, aún después de haberse ido, la prensa amarillista sigue publicando chismes sobre Rafa. A él, claramente, no le afecta, pues ya no les presta atención y el foco sobre su persona ha disminuido, ya no es abrumador como antes. Él está seguro de que tomó la mejor decisión al abandonar los medios. Para Rafa lo más importante no era la fama ni el dinero, sino tener paz y una vida normal.

Esta fue su decisión y aunque a muchos les parezca errada, él tuvo sus motivos. Ahora es feliz, lleva la vida que deseaba y eso para nada es cuestionable.

Fuente: La Nación

Quizá te interese: Seis famosas que dejaron el glamour de la pantalla chica para dedicarse por completo a su familia