Los pasajeros estaban estresados, la madre no calmaba a su bebé y entonces esta mujer decidió actuar

Familia y niños

October 12, 2017 23:04 By Fabiosa

La experiencia de un viaje en avión suele diferenciarse de un pasajero a otro. Para muchos viajeros no es una grata situación, y ello se puede deber entre otros factores al miedo a las alturas, la incomodidad de estar muy pegado al vecino, o simplemente por tener que pasar más de diez horas sentados. En ocasiones la gente también suele molestarse por viajar con niños pequeños cerca.

Cuando viajamos en un avión podemos sentir que los niños son muy intranquilos, y su llanto por un tiempo largo llega a molestarnos mucho. Sin embargo, al enojarnos, obviamos lo que puede ocurrirles a los bebés, o lo que sienten sus familiares. Un bebé o un niño pequeño es mucho más susceptible a los cambios de presión que se experimentan al alzar vuelo, o al incremento de los decibeles durante las maniobras del despegue. Además, no puede comprender lo que ocurre o que a algunos pasajeros les molesta su llanto.

Rebekka Garvison, es una madre del estado de Alabama, que decidió hacer un viaje con su pequeña bebé, Rylee, para dar una sorpresa a su esposo que trabajaba en otro estado. Justo a partir de que entraron al avión, la beba comenzó a ponerse intranquila y a llorar, a lo que muchos respondieron desagradablemente.

Quizá te interese: 7 cosas que las aerolíneas pueden hacerles a sus pasajeros, pero que muy poca gente sabe

Rebekka se sintió muy mal, ya no sabía qué o cómo hacer para que su bebé estuviera bien y los pasajeros no se incomodaran. Le pidió a la azafata que la apoyara y fue así que le consiguieron un lugar donde había dos espacios libres. Ahí fue donde conoció a Nyfesha Miller, el ángel que le ayudó a dar un viaje más placentero a Rylee.

Nyfesha apenas tuvo a la niña sentada unos minutos cerca, le pidió a Rebekka que le diera permiso para llevarla. Como por arte de magia, la niña se calmó en los brazos de esta mujer, que le iba mostrando el paisaje por la ventanilla. Luego, logró que se durmiera y como si no fuera suficiente al despertar jugó con ella hasta que aterrizaron.

Claramente, Rebekka no encontraba un modo adecuado para agradecer su paciencia y comprensión. El viaje que había planeado con embullo, no se había convertido en una tortura y Nyfesha había sido la responsable.

Al concluir el viaje, Nyfesha no se apartó de ellas. Rylee siguió en sus brazos hasta que Rebekka pudo recoger su equipaje y estuvo completamente preparada para continuar su marcha rumbo al encuentro con su esposo.

Rebekka, en agradecimiento a Nyfesha publicó en su perfil de Facebook unas palabras de agradecimiento:

Nyfesha Miller, nunca vas a entender lo feliz que este acto de bondad ha hecho a mi familia. Podrías haber laminado los ojos y haber estado irritado como todos los demás, pero tú la llevaste y la celebrada todo el vuelo y me dejaste descansar y tranquilidad. Me puso lágrimas en los ojos mientras me sentaba allí y te miraba a ti y a Rylee durmiendo a mi lado. No podía creer que eso terminara funcionando y lo cariñoso que eras para nosotros. ¡¡Muchas gracias!!

Esta historia pudo haber tenido muchos finales y algunos de ellos poco felices para los involucrados en la situación. Sin embargo, una simple actitud de comprensión y brindar ayuda cambió el curso de las cosas. Podemos tomar acción ante estos eventos enojándonos, pero si tendiéramos una mano para ayudar ¿no podríamos tener un viaje más placentero todos? Tomemos las decisiones de cómo actuar con conciencia de qué sería más útil.

Fuente: Facebook

Quizá te interese: Miles de bebés lograron escapar de la guerra de Vietnam… ¡Conoce su emotiva historia!