NOTICIAS

"Él" y "Ella" son los protagonistas de la historia que demuestra que el amor romántico es un mito

Date October 18, 2017 01:01

El amor romántico es un modelo de amor sobre el cual se ha construido una forma de entender la vida y la relación con otro individuo. La monogamia es el correlato de este modelo. Durante años, la sociedad ha representad, de diversas maneras esta forma de entender el amor. El cine y la literatura han jugado un papel fundamental en la concreción del mito del amor romántico.

¿Qué nos promete este ideal?

Syda Productions / Shutterstock.com

Encontrar al hombre / mujer de tu vida y construir una relación romántica cuyo fin es el contrato matrimonial y la institución de la familia. El amor, según este modelo que hemos construido socialmente, es la necesidad de completarnos a través del otro. El amor es, pues, dependencia.

Sin embargo, no participamos en igualdad de condiciones en esa entrega. Y eso se debe a que vivimos en una sociedad patriarcal. Incluso, algunos estudios revelan que el 90% de los hombres son infieles.

Ahora, con el siguiente ejemplo, ilustraremos cómo funciona el ideal de amor romántico y la desigualdad de condiciones en las que lo viven hombres y mujeres.

Ruslan Guzov / Shutterstock.com

Ellos habían vivido 35 años juntos. Fundaron una familia, un hogar propio. Después de jubilarse, decidieron comenzar un negocio. El éxito fue total y el capital financiero de la familia aumentó como la espuma. Sus vidas dieron un vuelco de 360 grados. Mientras la esposa, llamémosla Ella, se concentraba en consolidar el patrimonio de la familia, el esposo, Él, comenzó a sentir la necesidad de seducir y dejarse seducir por otras mujeres.

Quizá te interese: ¿Has sufrido una ruptura por infidelidad? Un nuevo estudio tiene buenas noticias para ti

Vadim Georgiev / Shutterstock.com

Pronto Él encontró a una chica hermosa y joven que le quitaba la paz. Él no lograba dormir, trabajar, hablar con su familia sin borrarse de su mente a la perturbadora mujer. Su nueva conquista lo amenazó: era necesario que terminara su matrimonio y se comprometiera oficialmente con ella.

Pero, ¿cómo destruir un matrimonio de 35 años? La vía que halló Él fue convertir a Ella en la culpable de los problemas que experimentaba la relación.

Africa Studio / Shutterstock.com

La acusó de ser una fanática religiosa y culpó a su gordura de la falta de interés sexual. Ella está deshecha, así que huyó del lado del hombre que había amado incondicionalmente durante 3 décadas. Ella, que se había sacrificado por él, por la familia, por el amor, ahora estaba sola y con un hondo sentimiento de culpa.

Rojanin65 / Shutterstock.com

Él se casó con su nueva conquista y pronto descubrió que no se correspondía con sus expectativas. Desesperado, Él intentó retroceder y, para ello, culpó nuevamente de sus desgracias a su esposa. Esta vez la joven y deslumbrante mujer era una perversa y manipuladora.

Syda Productions / Shutterstock.com

En realidad, Él apeló a los argumentos típicos de los infieles, pero olvidó que el amor no es solo un sentimiento, es una acción que implica responsabilidad ante la otra persona implicada y ante nosotros mismos. Al amar, nosotros elegimos a quién, cuándo y cómo. Nada ni nadie nos puede atar y muchos menos movilizar una doble moral.

El amor debe ser libertad, para ambos, por igual. La elección de amar y desamar. Tampoco podemos hacer del amor nuestro proyecto de realización en la vida, porque podemos terminar como Ella. El amor es algo más en nuestro destino, nos complementa, así como también lo hacen la familia, el trabajo, los amigos…

Aprendamos a amar de modo tal que no estemos expuestos al sufrimiento y a la dependencia. Apostemos por el amor real.

Fuentes: PROYECTO KAHLO y Psychologies

Quizá te interese:

13 factores que impulsan a los hombres a ser infieles, el #8 requiere apoyo de un especialista

Un estudio descubre que abrazos y besos son suficientes para mantener la llama del amor