¿Qué color elegir para la habitación de los niños? ¡La psicología te dice cómo afectan en su humor!

Estilo de vida y tendencias

September 11, 2017 14:12 By Fabiosa

Ya sea que un nuevo bebé esté en el camino, que te mudarás a una nueva casa, o que uno de tus niños ha decidido que está cansado de la combinación de colores en su habitación, siempre llega el momento en el que debes elegir los tonos de las paredes para la recámara de los más pequeños.

Si tomas esta decisión basada sólo en que esos colores te agradan, estarás cometiendo un grave error, pues los psicólogos afirman que estos tonos afectan directamente el humor y personalidad de los niños. Para que elijas los colores adecuados, aquí te damos una breve guía sobre su significado:

Te recomendamos:  15 Combinaciones de colores de ropa con las que siempre lucirás excelente

Rojo

Por alexandre zveiger / shutterstock.com

El rojo es un color especialmente estimulante. Algunos estudios demuestran que el rojo incluso aumenta el ritmo cardíaco y respiratorio. Se ha demostrado que brinda energía a los niños, y aumenta potencialmente  su concentración, por lo que es un color popular en las aulas de clase. Sin embargo, demasiada exposición al rojo parece que puede desencadenar la agresión en algunos niños, especialmente niños pequeños. Lo mejor es ocuparlo sólo como algún detalle en la habitación.

Anaranjado

Por mama_mia / shutterstock.com

El naranja es un color brillante y alegre que se ha demostrado que mejora la comunicación, y la socialización. Los niños que juegan en habitaciones con tonos de color naranja tienden a ser más cooperativos, extrovertidos y seguros.

Por supuesto, como con cualquier color cálido, demasiado naranja puede ser sobre estimulante, y provocar un efecto contrario.

Amarillo

Por Artazum / shutterstock.com

El amarillo promueve un ambiente optimista y cálido en cualquier habitación. Algunos estudios muestran que los niños que trabajan o aprenden en habitaciones amarillas se benefician de una mayor concentración y tienen una mejor memoria.

Por supuesto, ten en cuenta que si tu niño suele tener problemas para acostarse o levantarse temprano, el amarillo probablemente va a empeorar ese problema, pues es un color demasiado brillante y podría ser muy difícil calmarlo.

El amarillo funciona muy bien como un color de acento cuando se combina con gris, azul o verde. Este equilibrio permite que los aspectos positivos del amarillo brillen.

Rosa

Por Photographee.eu / shutterstock.com

Quizás es el más popular en habitaciones para niñas. El rosa es calmante, y alienta sentimientos de empatía. Puede llevar a los niños a comportarse de manera más cariñosa y considerada, tal vez porque el rosa está asociado con un sentimiento “maternal”.

Sin embargo, demasiada exposición al rosa puede ser irritante, causar dolores de cabeza, o incluso sentimientos de nerviosismo.

También puedes leer: Los colores y tu guardarropa, encuentra la combinación perfecta

Café

Por Evgeny Atamanenko / shutterstock.com

El café es un tono clásico y terroso que puede ayudar a los niños a sentirse más estables y conectados en su entorno.

Por supuesto, demasiado marrón puede oscurecer una habitación significativamente. Puede hacer que el espacio parezca más pequeño y quizás incluso claustrofóbico. Si tienes un niño inquieto, no se aconseja rodearlos de este color. Aplícalo junto con tonos bronceados o beige, o sólo para acentuar algunas partes.

Verde

Por Photographee.eu / shutterstock.com

El verde es un color calmante que aporta la frescura de la naturaleza. Muchas escuelas optan por utilizarlo en las aulas, especialmente en primarias y secundarias, porque algunos estudios indican que el verde puede aumentar la capacidad de lectura, así como su comprensión.

Si tu hijo hace la tarea en su habitación, el verde puede ser una excelente opción. Al igual que con cualquier color frío, entre el tono seas más oscuro, la habitación se volverá más oscura y sombría. Un verde bosque o pino puede llegar a ser abrumador e incluso un poco deprimente; mientras que un menta o té verde puede ayudar a calmar a un niño ansioso.

Azul

Por Artazum / shutterstock.com

Cuando se trata de colores de habitación de niño, el azul encabeza la lista. Pero, ambos sexos pueden beneficiarse de este color calmante y tranquilizador.

El azul se sugiere como color de la habitación para los niños que son especialmente propensos a hacer berrinches. También se recomienda para bajar la frecuencia cardíaca, la presión arterial, y disminuir la respiración de las personas agitadas.

Sólo ten cuidado de no caer en los excesos. Una habitación repleta de azul puede rebasar el efecto calmante y acabar teniendo más un efecto deprimente. Trata de equilibrarlo con un toque de amarillo alegre, o un rojo.

Morado

Por Tr1sha / shutterstock.com

El morado, también utilizado en habitaciones de niñas, es un color que inspira reflexión, sensibilidad y espiritualidad. La adición de morado a la habitación de un niño puede ayudar a frenar su ritmo agitado, y ayudarles a detenerse a reflexionar los pensamientos y sentimientos de los demás.

Si ya tienes un niño especialmente sensible, es mejor sólo utilizarlo en pequeñas cantidades.

Puedes combinar el morado con su color de contraste: el naranja. También puedes utilizar tonos más oscuros para tonificar los colores más brillantes como un verde de primavera, o un rosa.

Gris

Por Photographee.eu / shutterstock.com

El gris puede ser muy llamativo cuando se utiliza como un color de acento, pero cuando es el color dominante en cualquier habitación puede dar lugar a sentimientos de soledad. Si deseas incorporar el gris en la habitación de tu hijo, es mejor hacerlo con moderación. Por ejemplo, los acentos grises pueden ayudar en una habitación amarilla brillante, o pueden ayudar a romper un esquema de colores abrumadores como el turquesa o el magenta.

¿Ahora han cambiado tus planes de decoración de la habitación de tus hijos? ¡Es mejor tener esta información a tiempo!