NOTICIAS

Cuando ese chico le reveló su enfermedad, ella le comentó que le sobraba un riñón... ¡y él sonrió!

May 3, 2017 13:15

Christine Higbee trabaja en una tienda de materiales de construcción llamada Lowe´s, en Florida. Ella es madre de 7 chicos y una trabajadora ejemplar.

Pero Christine se acaba de convertir en la mujer del año al donar su riñón a un colega de trabajo llamado Zac Pacina. Una mañana, Christine llegó a su trabajo y se encontró a Zac, lo cual le llamó la atención, pues él solía cubrir turnos vespertinos; pero aún más llamó su atención el horrible color que traía Zac en sus mejillas. Christine se acercó a él y, preocupada, le preguntó cómo se sentía. Fue entonces cuando ella descubrió el padecimiento que estaba afectando a este hombre.

Te recomendamos: Bebé con problemas renales crónicos recibe un nuevo riñón gracias a Facebook

today

Zac padece el síndrome de Alport desde su niñez, un raro padecimiento genético que va afectando los riñones hasta que terminan siendo inservibles para el organismo. A pesar de que Zac y Christine se conocían hacía 7 años, nunca habían platicado sobre la enfermedad que estaba matando lentamente a Zac. Solo esa vez, él lo mencionó y le dijo que necesitaba un trasplante.

Christine no dudó ni un minuto en ofrecerle un riñón, pero Zac pensó que era broma. La mujer le insistió durante tres días seguidos hasta que él, finalmente, le creyó. Aunque su familia, sobre todo sus hijos, se resistieron a la operación, Christine estaba decidida a ayudarlo. Para ella no era solo importante, era un deber, pues espera que, si alguno de sus hijos necesitara ese tipo de ayuda en el futuro, también exista alguien dispuesto a ayudar.

También puedes leer: Su hijo soldado salvó 60 vidas donando sus órganos. Ahora ella se dedica a honrar su memoria

hoy

Zac y Christine se sometieron a la operación y el trasplante fue un éxito. Ambos regresaron al trabajo y han obtenido la ayuda del resto de los compañeros que han estado dispuestos a cooperar para que se recuperen pronto.

today

Uno nunca espera que le regalen un órgano. Muchas personas mueren esperando por un trasplante, pero Christine no es ese tipo de personas. Ella ofrece lo que tiene para ayudar a los otros. Un verdadero acto altruista que nos invita a dar más de nosotros.