Los gatos no odian el agua de a gratis, existen razones biológicas y psicológicas que lo explican

Animales

December 5, 2017 12:50 By Fabiosa

Entre otras cosas, los gatos se distinguen por odiar el agua. Afortunadamente no son animales que requieran de baño, pues ellos se encargan por sí solos de su limpieza, ¿pero alguna vez te has preguntado por qué odian tanto el agua? Probablemente exista una razón biológica y conductual.

Los gatos son criaturas muy divertidas, cuando veas uno jugando con gotas de agua o en una fuente, no es por su amor al agua si no por la luz que puede estarse reflejando en ella. Sin embargo, hay algunos a los que sí les agrada el agua, no es común, pero pasa.

Algunas razas de gatos son conocidas por disfrutar del agua tanto, ¡que nadan! Un ejemplo es el Van Turco, a quien han apodado como "el gato nadador".

A continuación, te dejamos 3 razones por las que los gatos odian el agua:

1. Fastidio

Los gatos son animales que se fastidian muy fácil. Pasan horas aseándose y no les gusta tener nada que para ellos sea anormal en su pelaje, y les vas a dar mucho más trabajo si los bañas.

Quizá te interese: Se llaman 'Quimera' y son gatos bicolor, y vaya que le hacen honor a su nombre

2. Novedad

Los perros son bañados comunmente una vez al mes, entonces están acostumbrados y hasta lo disfrutan, pero los gatos no. Si se te ocurre bañar un gato al año o dos años de edad por primera vez, es un hecho que será muy complicado, en cambio, si los bañas desde bebés, probablemente lo acepten mejor en el futuro.

3. Historia

Los gatos son descendientes de felinos que viven en áreas cálidas. Estos felinos nunca han nadado porque no había una necesidad evolutiva para ellos. Este comportamiento viene en sus genes.

Tips para bañar a un gato

Los gatos no necesitan bañarse, pero si por alguna razón debes hacerlo, hay algunas formas de hacer ese momento menos estresante:

- Primero llena una tina hasta la mitad, usa una que no sea muy profunda, el sonido del agua de la regadera puede hacer que todo empeore.

- Coloca una toalla en la orilla de la tina, no importa si se moja, así sentirán que tienen algo de donde agarrarse.

- Usa un contenedor para echarles el agua poco a poco.

- Cuida mucho sus ojos y su cara, de preferencia, no les pongas agua en esa parte, mucho menos jabón.

Te recomendamos que nunca bañes a un gato a menos que sea necesario, tampoco los obligues a hacerlo, su carácter podría cambiar, recuerda que los gatos sí se enojan.

Fuente: petsbest

Quizá te interese: Estos 9 gatos demuestran que  no siempre son amor y ternura, ellos también tienen su carácter