¿Desesperada con el maquillaje de los ojos? Evitar estos 7 errores puede ser de gran ayuda

Estilo de vida y tendencias

February 14, 2018 18:21 By Fabiosa

La vanidad femenina es infinita. A todas nos encanta vernos lo más bonitas posibles y resaltar las facciones que favorecen nuestro rostro; normalmente, para lograrlo, el maquillaje se ha convertido en nuestro principal aliado. Sin embargo, hay que saber usarlo, pues estamos hablando de un arma de doble filo que, mal aplicado, puede llegar a producir el efecto totalmente contrario al que queremos. Una de las partes del rostro más difíciles de maquillar son los ojos, pues cada una tiene formas y tonalidades distintas, por lo que podríamos decir que cada maquillaje es individual. No obstante, aquí te presentamos 7 errores comunes que puedes evitar para lograr una mirada maquillada impactante y arrolladora.

1. No aplicar primer para sombras.

El primer, o prebase, es un elemento crucial en el maquillaje de los ojos, pues además de cuidar e hidratar un área tan delicada como los párpados, también permite que el maquillaje se fije durante más tiempo. Algunas marcas reconocidas toman en cuenta el tipo de piel para que puedas elegir el más indicado.

2. Combinar tonos a la ligera.

Uno de los errores más comunes es que no tomamos en cuenta el color de nuestros ojos y nuestra piel para aplicar el maquillaje de los ojos. En realidad, todos estos factores importan cuando se trata de maquillajes exitosos. Procura documentarte sobre los tonos que más te favorecen por tu color de ojos y tu tono de piel.

3. Usar delineados muy gruesos.

Sabemos que cuando nos dicen “mirada impactante”, pensamos en un delineado grueso y alargado; sin embargo, este tipo de estilos no siempre es el más adecuado. Un delineado delgado y delicado afinará tus ojos y te hará lucir más elegante. De igual modo, recuerda no terminar el delineado hacia abajo, pues esta forma entristece la mirada.

4. Usar las brochas incorrectas.

Uno de los conocimientos esenciales que se debe tener antes de aventurarse al maquillaje de ojos es el uso de cada una de las brochas que contienen los sets. Quizás pensarás que es irrelevante, pero cada una de ellas tiene una función concreta y adjudicarle un uso errado puede conllevar a que no logres ese maquillaje impresionante que tanto has deseado.

5. No difuminar las sombras.

¡Terrible! Este error tiene pena máxima en el reglamento básico del glamour. Es cierto que un contraste de sombras se ve genial, pero eso no significa que deba haber un parche entre una y otra. La transición debe ser muy sutil y natural. Para esto, insistimos,  el uso de brochas adecuadas es fundamental.

6. Excederte en el corrector de ojeras.

Sí, el corrector de ojeras también forma parte del maquillaje de los ojos. Como con todos los elementos de este arte, hay que saber elegir el más apropiado según el tono de la piel. Está totalmente prohibido salir a la calle con dos emplastes extremadamente claros en los párpados. A diferencia de lo que se cree, el corrector no debe ser tan claro ni se debe aplicar en tanta cantidad.

Quizá te interese: A Thalía le llovieron las críticas negativas por el atuendo y maquillaje que llevó a los Grammys

7. Excederte con el maquillaje.

Definitivamente. ¿O acaso no les ha pasado que están en la calle y ven mujeres que parece que no se vieron al espejo antes de salir? Por ejemplo, usar rímel, pestañas postizas y sombras oscuras es una exageración, a menos que vayas a una sesión fotográfica de Vogue. Trata de balancear los tonos y, sobre todo, conocerte bien para saber que va con tu físico y tu personalidad. No hay que olvidar la regla de oro: “Menos es más”.

A pesar de que parezca lo contrario, el buen uso del maquillaje no es tan complejo, es una cuestión de autoconocimiento aunado al sentido común y el buen gusto. Si estás cometiendo algunos de los errores que mencionamos aquí, corrígelos para que puedas empezar a disfrutar de una belleza que, aunque esté arreglada, parezca natural.

Quizá te interese: ¿Brocha, esponja o los dedos? Los gurús del maquillaje explican cuándo usar cada uno

Fuente: Un Como, La Guía Femenina