ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Este perrito había quedado ciego, pero fue adoptado y ahora disfruta de un hogar lleno de amor y cariño

December 29, 2017 18:37

Todos los seres vivos nacen con ciertas capacidades físicas, rasgos y personalidades. Algunas veces esas capacidades se ven afectadas por algún problema al nacer o en el transcurso de sus vidas, sin embargo no siempre es un motivo para que ese ser vivo pierda su habilidad de disfrutar la vida.

Shep es un perro que rescataron en la carretera cuando estaba gravemente herido. Perdió uno de sus ojos y el otro estaba dañado de forma irreparable.

Tenía 2 años y en el centro de rescate le ayudaron a encontrar una casa, fue ahí donde lo conoció Micah.

Al momento de adoptarlo lo llevó con un especialista quien determinó que el daño en el ojo que le quedaba era tal que había que removerlo. Fue entonces que Shep quedó completamente ciego, pero sobrevivió y ahora con Micah podría tener al fin un verdadero hogar.

Al principio el perrito no lograba adaptarse pero no pasó mucho tiempo para que se acomodara a su nuevo entorno. Comenzó a notarse un cambio en el comportamiento de Shep, que pasó de ser tímido y retraído a un perro alegre y lleno de energía.

Quizá te interese: Un profesor de secundaria perdió a su perro, pero sus alumnos lo sorprendieron con otro peludito hermoso

Micah adoptó a otros perros, con los que Shep se lleva bastante bien y ahora son sus amigos. Cualquier persona podría asegurar que Shep no es ciego, pues juega, corre, salta y vive como un perro normal. Se necesitan tener ciertos cuidados para evitar que tenga accidentes, pero fuera de eso su vida es bastante similar a la de otros perros.

Su discapacidad no lo hace diferente, Shep es un perro que disfruta de la vida y del amor que recibe de su nueva familia, lo cual le ha salvado la vida.

Esta es una muestra de que todos podemos hacer algo por otro ser vivo que necesite de cuidados para tener otra oportunidad... ¡Y vivir!

Fuente: theblindbeagle / Instagram

Quizá te interese: Estos dos labradores adoptaron un perro mestizo, y, como no les bastó, sumaron un gato a la familia