Ella dudó de sus capacidades, pero él le demostró que con 5 años podía hacer sus tareas solito

Inspiración

February 14, 2018 15:23 By Fabiosa

¿Alguna vez te has preguntado si realmente ayudas a tus hijos cuando haces el trabajo o la tarea que ellos deberían hacer? Algunas mujeres pensarían que muchísimo, pero hoy queremos compartirte una historia que demuestra todo lo contrario.

Resulta ser que Gail Hoffer-Loibl supo que la escuela de su hijito de 5 años haría una Feria de las Ciencias y, puesto que conocía el gusto que tiene el niño por ese tipo de estudios, lo alentó a que participara. Cada chico debía llevar un cartel donde expusiera su proyecto.

Shahril KHMD / Shutterstock.com

Gail estuvo un rato en el debate de si debía o no ayudarlo a hacer su cartel, pero pronto estuvo segura de que aprendería más haciéndolo él solo —aunque ella lo asesorara y lo guiara de modo general—.

El pequeño terminó su cartel y ella estuvo orgullosa del resultado, pues era una propuesta obviamente de un niño de 5 años. Sin embargo, eso también la hizo dudar de su decisión, pues pensó que quizás algunos padres participarían de otra forma en la elaboración de los carteles y, por ende, tendrían mejor calidad.

QUIZÁ TE INTERESE: Los 10 errores más comunes que cometen los padres en la crianza y educación de los niños

David Pereiras / Shutterstock.com

Hasta el propio día de la feria Gail estuvo debatiéndose al respecto, incluso, llegó a pensar que sería mejor si ella misma lo repetía todo. Pero finalmente llegó el evento y el cartel creado por su hijito fue el que se presentó.

Para su sorpresa, todos los carteles habían sido creados originalmente por los niños y su pequeño no estaba en una posición desventajosa o bochornosa. Al recorrer el salón, ella se dio cuenta de lo importante que había sido su decisión. De hecho, el niño ganó el cuarto lugar de la feria.

Dejar que nuestros niños hagan sus labores es importante, ellos aprenden más de ese modo. Si el producto de su trabajo tuvo errores o no es perfecto, ¡no pasa nada! Lo mejor es que fueron sus propios errores y sabrá cómo hacer si no los quiere volver a cometer.

Por otra parte, cuando hacemos sus tareas limitamos su creatividad y no les enseñamos a valorar su propio esfuerzo y dedicación. Nuestra misión es guiarlos, asesorarlos y enseñarlos a enfrentar este tipo de trabajos.

El hijo de Gail ganó más con su propio cartel, que con aquel “perfecto” que le hubiera podido hacer ella.

Fuente: Working Mother

QUIZÁ TE INTERESE:

Gran lección: Los niños deben aprender a afrontar las críticas de forma constructiva

Ser firme no significa ser “el malo”: ¿por qué la disciplina es tan importante en la crianza de los niños?


El material en este artículo solamente tiene fines informativos y no reemplaza el asesoramiento de un especialista certificado.