Un estudio descubre que la "ley del hielo" es la peor de las costumbres en las relaciones

Estilo de vida y salud

March 21, 2018 16:12 By Fabiosa

Todas las relaciones de parejas tienen sus altas y bajas, y sabemos que no todo es color rosa. En algún momento surgen las rencillas o los desacuerdos por tener personalidades diferentes. Sin embargo, un estudio descubrió que la peor opción que puede tomar una pareja es declararse "la ley del hielo".

VGstockstudio/Shutterstock.com

El estudio científico se llevó a cabo en la Universidad de Baylor, ubicada en Texas, bajo la responsabilidad del científico Keith Sanford. Esta investigación contó con más de dos mil parejas, quienes llenaron un cuestionario sobre su relación. Con esto, lograron determinar que esta "estrategia" en las relaciones podría ser "el principio de un fin" si no cambia a tiempo.

DeanDrobot/Shutterstock.com

Según el investigador, cuando una pareja está discutiendo, a veces se tiende a dejar de hablarse por un tiempo en modo defensivo, ya que cuando alguien se siente amenazado aparece la idea común de "retirada", como si se tratase de la batalla en una guerra.

Sin embargo, esta especie de "táctica defensiva", como le llama el investigador, genera mayor insatisfacción general con la relación, por lo que a la larga ambas personas son infelices con su pareja.

Phovoir/Shutterstock.com

Otro de los problemas que puede traer la "ley del hielo" es lo que Sanford llama "Inmovilidad pasiva". Esto quiere decir que una de las dos personas no dice nada sobre estar molesto y espera que el otro lo adivine o lea lo que tiene en mente.

Este segundo problema también le causa infelicidad a ambos y, a la larga, sólo destruye relaciones. Debido a estas dos consecuencias negativas para la relación, lo mejor es tratar de afrontar los problemas y no evadir las conversaciones importantes.

Quizá te interese: Artista coreana se inspiró en los pequeños detalles de las relaciones para crear bellos dibujos

¿Cuál es la recomendación?

klublu/Shutterstock.com

La recomendación principal es no temerle a hablar con la pareja. A pesar de que la frase "tenemos que hablar" puede generar terror en muchos, el problema no es la frase exactamente, sino la disposición con la que ambos se encuentran para conversar sobre el asunto.

La actitud que ambos deben tener para solventar una situación es "vamos a solucionarlo juntos" y formar un trabajo en equipo, prestando atención a los intereses del otro sin dejar de expresar qué queremos nosotros.

Andrey_Popov/Shutterstock.com

Además, es importante que nos demos un tiempo para tener la mente tranquila y hablar del asunto con cabeza fría, sin que nuestros impulsos emocionales intervengan para hacer daño con palabras ácidas.

¿Por qué es tan mala la "ley del hielo?

pikselstock/Shutterstock.com

Realmente lo peor de la ley del hielo, además de considerarse el "principio del fin", es que con esta especie de táctica defensiva lo que logramos es invisibilizar al otro, asegura Sanford. El investigador lo explica de la siguiente forma:

La llamada ‘Ley del hielo’ consiste en invisibilizar al otro, lo cual es incluir en los patrones de la comunicación de pareja una violencia pasiva, lo que obviamente afecta de forma negativa el área afectiva, no sólo de la persona sino que de la pareja. Esta conducta no es muy recomendable, ya que se sugiere manifestar los enojos desde la regulación de esa emocionalidad y, además, buscando una solución como pareja y no como individuos.

Por lo tanto, es esencial que ambos sientan que se permiten tener la oportunidad de comunicarse con el otro. Sólo de esta forma es posible hacer que el vínculo se fortalezca cada vez que haya una discusión, en lugar de deteriorarse.

Adam Gregor/Shutterstock.com

Esperamos que estos consejos te sean de gran ayuda y que cuando pienses en la "ley del hielo" consideres que termina trayendo más consecuencias negativas que soluciones.

Fuente: Biobiochile

Quizá te interese: Estos son los 4 signos zodiacales que suelen huirle a las relaciones duraderas


El material en este artículo solamente tiene fines informativos y no reemplaza el asesoramiento de un especialista certificado.