El estrés emocional y el uso del celular: Unas de las causas fundamentales de la rectificación cervical

Estilo de vida y salud

March 7, 2018 01:25 By Fabiosa

La salud es uno de los pilares fundamentales de la vida. Sin ella, todo lo demás puede derrumbarse y convertirse en nada. Por eso, hoy queremos hablarte de una patología que silenciosamente ha ido incrementado la cantidad de pacientes que la padece: la rectificación cervical.

Como lo dice su nombre, esta enfermedad consiste en la pérdida del ángulo normal que deben tener las vértebras de la columna cervical.

¿Cómo debe ser la cervical?

La cervical forma parte de nuestra columna, y está compuesta por las 7 primeras vértebras, comenzando a contar desde el punto más alto de la propia columna. Su posición natural, o normal es como una letra “C” invertida.

Esta morfología no es casual, sino que responde a una función de carga del peso de la cabeza y de mantener su equilibrio, a partir de un centro de gravedad. Por eso, al tener rectificación aparecen disfunciones y todos los síntomas que más adelante explicaremos.

Causas de la rectificación de la cervical.

Existen muchos factores que pueden intervenir en este padecimiento. Si bien puede desencadenarse por algún traumatismo o por una enfermedad —como las de origen reumático o malformaciones congénitas—, la mayoría de los casos se desarrollan como respuesta a las malas posturas, inclinación durante mucho tiempo del cuello y al estrés.

Algunas posturas, vinculadas con las obligaciones laborales como el uso de las computadoras personales, suelen provocar este padecimiento. También se ha descubierto que uno de los posibles factores que está aumentando el número de casos, es el uso de la telefonía celular, por la posición que adopta el cuerpo.

Aunque para muchos podría parecer un disparate, el estrés, tanto físico, como emocional, puede desembocar en esta patología. Desde el punto de vista psicológico, la contención emocional, es una de las principales causas que se han detectado.

Quizá te interese: Un dolor de cuello constante podría ser la señal de alarma de la aparición de una enfermedad seria

Sintomatología de la rectificación cervical.

Los síntomas pueden ser muchos, sobre todo teniendo en cuenta que tenemos una disfunción, que no permite cargar adecuadamente nuestra cabeza.

Entre los efectos de la rectificación cervical se encuentran:

-Dolor de cabeza;

-incremento de las tensiones musculares;

-problemas de equilibrio;

-mareo y vértigo;

-cambios en los hábitos del sueño;

-zumbido en los oídos.

¿Cómo evitar este tipo de disfunción?

Los más importante es evitar, en primera instancia, llegar a este tipo de disfunción. Eso, solo podremos lograrlo evitando las malas posturas, tanto al trabajar, como al dormir. También es necesario la práctica de algún deporte, o hacer ejercicios físicos —preferentemente a diario—.

¿Qué medidas tomar una vez que estamos enfermos?

En el caso de que ya estemos enfermos, hay algunas formas de mejorar nuestro estado. Para eliminar los síntomas, generalmente se emplean los analgésicos, pero eso solo no mejora la causa de la enfermedad, que es la cervical rectificada.

Hay ciertas terapias que pueden ayudar a reducir la rigidez del cuello y a estimular su movilidad. Entre este tipo de tratamiento se encuentran los estiramientos del sistema muscular que acompaña a la cervical, los masajes, ejercicios determinados —como el de la botella— y el ultrasonido.

Como ves, posiblemente nosotros mismos con nuestros malos hábitos y estilos de vida nos estemos provocando un padecimiento que bien podríamos evitarnos. Recuerda siempre asistir a un médico para recibir un diagnóstico certero.

Si te parece importante este artículo, compártelo con tus amigos y familiares, ¡así ellos también podrán estar al tanto!

Fuente: Fisioterapia Online, Infobae, Quiroactiva

QUIZÁ TE INTERESE:

Así es como el estrés emocional afecta tu columna ¡Presta mucha atención!

Corrige la postura de tus hijos y un posible daño a su columna vertebral siguiendo estos consejos


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.