Un temerario recorrió 25 km, a 2500 metros de altura, amarrado únicamente a una silla con 100 globos

Animales

November 3, 2017 03:37 By Fabiosa

Un aventurero británico ha volado 25 kilómetros a través de Sudáfrica suspendido bajo 100 globos de helio. Tom Morgan, de Bristol, alcanzó alturas de 2438 metros mientras estaba amarrado a una silla de acampar y 100 globos.

El valiente hombre de 38 años, pasó dos días inflando globos antes del vuelo, el cual describió como "mágico".

El mayor desafío fue trasladarse a Sudáfrica el viernes pasado, después de varios intentos fallidos en Botswana.

Fuente: TheJewishSongs / YouTube

"El problema era encontrar una ventana de buen clima y fue muy difícil proteger los globos que seguían estallando", dijo Morgan. Tom contaba con el suficiente helio para intento más, así que el aventurero y su equipo trasladaron su base al norte de Johannesburgo.

Fuente: TheJewishSongs / YouTube

Quizá te interese: Esta abuelita de 80 años desafió a su familia vendiendo su casa y auto para irse de aventura

Describiendo la experiencia como "increíblemente genial", además de que Tom también admitió sentirse "en algún lugar entre aterrorizado y eufórico" mientras se elevaba en el aire. Mientras los globos se desplazaban hacia la capa de inversión de la atmósfera, donde la temperatura aumenta, dijo que el vuelo comenzó a acelerarse rápidamente. Tuvo que mantener la calma y cortar gradualmente los globos.

Fuente: TheJewishSongs / YouTube

Morgan, quien ha vivido en Bristol durante 15 años y dirige una empresa de aventuras, quiere establecer finalmente una carrera competitiva de globos de helio en África. Claro que tendrá que planear todo con mucho cuidado y evitar aquellas áreas en las que hay demasiados árboles o arbustos.

La sensación de estar en la nubes seguramente debe ser algo incomparable que vale la pena vivir al menos una vez en la vida. En este video podrán sentir un poco de adrenalina:

Fuente: BBC

Quizá te interese:

Vaya sopresa le tenía preparada a su mamá: ¡20 aventuras por 20 años de cuidar a papá!

Sus perros son sus compañeros de aventura. ¡Y también la salvaron de la depresión!