PSICOLOGÍA

En el mes de la mujer, es importante recordar el rol de la madre en la vida de los hombres

March 2, 2018 21:51

Siempre se dice que "madre sólo hay una". Son muchos los dichos y las creencias con respecto a la conexión entre una madre y su hijo. Muchos nos enternecemos y nos sentimos conmovidos por ese momento especial, inolvidable y único, en que una madre recibe por primera vez a alguno de sus hijos, sea niño o sea niña, pues es el inicio de una vida de experiencias y de un vínculo tan cercano que muchas madres son capaces de sacrificarse o dejar sus intereses propios por el bienestar de cualquiera de sus bebés. Veamos qué tan importante es el rol de ellas en la vida de sus hijos, específicamente, en la vida de los hombres cuando son sólo unos niños.

Yuganov Konstantin/Shutterstock.com

Los primeros años

Al principio, la relación de una madre con su bebé no tiene rasgos muy diferentes cuando es niño o niña. En ambos casos, es relevante el vínculo, pues la madre es parte de su vida y su conexión se inicia incluso antes de que el bebé llegue al mundo, es decir, mientras está en período de gestación. Ya en ese momento hay una conexión y todas las emociones que sienta la madre son capaces de transferirse al embrión. Lo que sea que la madre viva, coma, beba, sienta o padezca puede afectar positiva o negativamente a sus hijos.

Este nexo que se tiene cuando el bebé está en la barriga no se pierde cuando está recién nacido, pues el período de lactancia también implica que los nutrientes de la madre pasan a su hijo. De hecho, el cuerpo de la mujer está diseñado por la naturaleza para producir los nutrientes que su bebé necesita, así de exclusivo como suena.

A pesar de que el amor paterno también es relevante, la relación con nuestras madres, se podría decir, es nuestro primer amor. El Psicólogo infantil, Carlos Becerra Rebelo afirma lo siguiente en cuento a esta relación:

El concepto primario entre madre e hijo, no sólo determina la calidad de los vínculos sociales futuros, sino que también la falta de estimulación temprana afecta el buen desarrollo de relaciones emocionales, sociales y cognitivas.

Como podemos ver, es fundamental que la madre muestre afecto a su bebé desde temprano, por más "obvio" que esto suene, pues tiene repercusiones en la vida social.

El rol de la seguridad

Levranii/Shutterstock.com

Sabemos que a veces es necesario se madre soltera, por infinidad de razones que no vienen al caso en este momento. No obstante, en general, las madres aportan la seguridad a sus hijos, mientras que los padres toman el rol de la guía y la autoridad. Las madres suelen ser ese "hogar" al que sus hijos varones llegan para sentirse seguros cuando hay algo de incertidumbre.

Por esta razón, la seguridad emocional que pueda desarrollar un niño dependerá de la seguridad que le aporte la madre. Es por esto que hay que tener cuidado con los celos y el control, pues una madre celosa o controladora influye de forma negativa en este aspecto psicológico de sus hijos y podría terminar transfiriéndole estas condiciones.

Quizá te interese: Esta chica se casó y dejó un poderoso mensaje a todos los que la criticaron por tener sobrepeso

La madre: el ejemplo de lo femenino

Olesya Kuznetsova/Shutterstock.com

La mamá de un niño son la primera idea que éstos tienen de lo femenino y, en la mayoría de los casos, la relación de los niños con sus madres se termina pareciendo a la relación de éste con las mujeres que va a conocer en su vida, tanto en su niñez, como en la adolescencia y en edad adulta. Aunque siempre es importante, el rol de la madre pasa a tener mayor peso, sobre todo, si no hay más mujeres en su núcleo familiar. Una familia con sólo varones tendrá sólo a su madre como la referencia a esa pregunta inconsciente de "¿Qué es lo femenino?".

Debido a esto, la vida social de tu hijo varón será en gran parte influenciada por ti, que eres su mamá. No obstante, esto no queda ahí. Una madre puede hacer que su hijo desarrolle buena autoestima y su identidad. Una buena madre será capaz de hacer que su hijo tenga confianza en si mismo.

El equilibrio

Es importante que haya un equilibrio en la forma de ser de la madre. Si bien más arriba dijimos que la madre suele tener un rol de seguridad y que el padre pasa a tener el rol de la autoridad, esto no quiere decir que la madre no deba tener autoridad ante sus hijos. No tener ese rol como el principal, no significa que no sea parte de "la autoridad de la casa". De hecho, una madre sabe cuándo debe imponer su autoridad y ponerse de acuerdo con el padre para que la decisión de algo sea la que ella sugiere.

ESB Professional/Shutterstock.com

En todo caso, existen estos siguientes tipos de relación madre-hijo que debemos tomar en cuenta:

-Madre perfeccionista: Son madres que buscan controlar todo y critican cada cosa que no les gusta sobre sus hijos. Como consecuencia crean niños que no saben enfrentarse a la frustración y que viven con miedo a decidir.

-Madre indiferente: Son madres que no le prestan atención a las cosas que hacen sus hijos. Un niño podrá pensar "¡Libertad!". Sin embargo, esto genera un problema de ausencia materna, a pesar de que viva con él. Esto los lleva a ser mujeriegos o inestables en sus relaciones de pareja, pues quieren buscar ser aceptados y amados por todas, ya que su madre no les ofreció la debida atención.

-Madre tóxica: Estas son mamás que se quieren entrometer en la vida personal de sus hijos. A veces suelen ser madres solteras y buscan que sus hijos sean su compañía siempre. Posiblemente, en el futuro buscan que su hijo no pueda tener una relación de pareja. Aunque suene muy triste y radical, un buen ejemplo es el tipo de madre en la serie "Bates Motel", precuela de la película "Psicosis". Recomendamos verla para entender el ejemplo más a fondo.

-La mamá-mejor amiga: Hoy en día existe la tendencia de buscar ser la mejor amiga de los hijos. Esto no está mal, siempre y cuando se respeten los límites, pues se podría llegar a un punto en que el hijo no puede diferenciar si su madre es parte de la autoridad o no y se cae en los mismos problemas de ausencia que crea la madre indiferente.

alexis kapsaskis/Shutterstock.com

Como podemos ver, el trabajo de una madre en la vida de su hijo es difícil y por eso es tan relevante tener una vida equilibrada como mamá. Si las madres son felices, probablemente, sus hijos también. Por eso nuestras sociedades las necesita tanto y son tan relevantes en la formación de cada uno de los ciudadanos del mundo. A todas esas madres que han ofrecido todo su amor sin límites a sus hijos desde el día uno de su maternidad: Gracias por existir.

Fuente: Jorgedominguez, Colegioamadonervo

Quizá te interese: El médico le dijo que no podía tener hijos y, 7 años después, descubre una noticia que le cambiaría la vida


El material en este artículo solamente tiene fines informativos y no reemplaza el asesoramiento de un especialista certificado.